Freemium: nuevo modelo de negocio para pequeñas y medianas empresas

El Freemium es la oferta de bienes o servicios que se realiza de forma gratuita, y con la posibilidad de adquirir una forma de esos mismos bienes. El primero en comenzar con esto fue, tal vez, en el año 2006, el inversor Fred Wilson, que explicaba en Enterpreneur: “Ofrece un servicio gratuito, posiblemente apoyado por publicidad aunque no es necesario, consigue una gran masa de consumidores que sean capaces de viralizar tu producto y después ofrece una versión premium de ese mismo servicio en la que ofrecerás servicios y características adicionales así como contenido de valor por el que merezca la pena pagar”. Fue de esta manera que uno de los lectores de su blog acuñó el término Freemium, que viene de Free y Premium.

spotify freemium

Spotify es el mejor ejemplo del Freemium

¿Cómo funciona el Freemium? Es fácil explicarlo con modelos que ya existen, como por ejemplo, Spotify: es un servicio de música en streaming que ofrece tres modalidades de uso. La completamente gratuita el usuario puede escuchar música pero entre medio se intercalan anuncios, una llamada ‘unlimited‘ en la que por cuatro euros mensuales se elimina esos anuncios, y una ‘premium‘ en la que podemos también escuchar la música en nuestro smartphone y guardarla en el disco duro. La mayoría de las empresas que siguen este modelo funcionan de una forma similar, y actores como Linkedin, Dropbox o Google ganan mucho dinero con él. 

¿Qué deben tener las empresas para triunfar con este modelo? Deben ofrecer un servicio básico que guste a la gente, ya que la viralidad conduce al éxito; y ese producto debe funcionar mejor cuantas más personas lo utilicen -un buen ejemplo es el Skype-; el modelo debe ser escalable: a mayor cantidad de usuarios, menos nos debe costar cada uno; el servicio premium realmente debe aportar valor añadido; se debe favorecer la interacción con la base de usuarios, mejorando ofertas, promoviendo el uso, inspirando y «evangelizando»; y por último, ofrecer a los usuarios la posibilidad de manifestar por qué es bueno el producto. 

Sin embargo, este modelo también tiene detractores, que suelen argumentar que esta estrategia incrementa el coste de adquisición de cada nuevo cliente, lo que suele inducir al fracaso. Es cierto que cada nuevo cliente nos costará lo mismo, y una pequeña parte de ellos pasará a ser premium. Sin embargo, este punto es el que podemos cambiar mediante tres factores: tráfico de la web -todos quieren probar productos nuevos, más si son gratis, lo que aumenta la posibilidad de tráfico en nuestra web. La palabra gratis se propaga rápidamente por las redes sociales y otros medios, y es un importante llamador-, número de personas que quieren probar el servicio -tenemos que presentar bien el producto, ofrecer algo que las personas necesitan y tiene que ser sencillo acceder al contenido- y número de personas que se convierten en clientes de pago -solo es necesario convertir al 10% de los usuarios-. Otra gran incógnita es la barrera entre el free y el premium.

Fuente: Muy pymes

Foto: Kai Hendry

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...