El imperio de Tesco se tambalea entre cuentas falsificadas

La otrora hegemónica cadena de supermercados británica parece estar consumando su declive al declarar unas pérdidas de 8800 millones de euros en 2014.

tesco

La cadena de supermercados Tesco ha sido durante las últimas décadas la gran dominadora del sector de la distribución minorista en Reino Unido, sirviendo como ejemplo para cadenas de toda Europa. No en vano, desde que Jack Cohen abriera el primer establecimiento en Londres, la progresión de la firma ha sido impresionante, convirtiéndose en una de las marcas más reconocibles del archipiélago británico tras la Segunda Guerra Mundial. Ahora, este gigante de la alimentación atraviesa sus horas más bajas, con falseamiento de cuentas incluido.

A finales de 2014 se conoció que la compañía inglesa había falsificado algunas de sus presentaciones de beneficios, dando a entender que la situación de Tesco era bastante distinta a la que finalmente se descubrió. El desfase contable alcanza los 6500 millones de euros, cantidad que explica por qué la cadena británica acaba de firmar el peor ejercicio de su historia al declarar unas pérdidas de 8800 millones de euros. ¿Cómo se ha llegado a esta situación? A juicio de la mayoría de analistas, la firma había caído en la autocomplacencia.

Dicho de otro modo, el ímpetu de Cohen hace más de noventa años ha ido perdiendo fuelle durante la última década, siendo los últimos consejos de administración los verdaderos responsables. Entre las causas más tangibles, que son consecuencia directa de la mala praxis directiva, destaca la feroz competencia de otras cadenas, especialmente las alemanas Lidl y Aldi. Tradicionalmente, las firmas extranjeras fracasaban sistemáticamente en sus asaltos a Gran Bretaña, pero la agresiva política de descuentos de estas dos marcas parece haber conseguido romper esta resistencia.

La atención al cliente también ha sido criticada por su pérdida de calidad, al tiempo que el aspecto de los supermercados ha empeorado en muchos pequeños detalles. Esta prueba de dejadez contribuye a alimentar una sensación generalizada de imparable declive de la firma. Por otro lado, Tesco ha seguido manteniendo su apuesta por grandes centros de distribución en las afueras de las ciudades, lo que obliga a desplazarse con vehículos propios para realizar las compras. Demasiados contras para una empresa muy emblemática.

Vía: ABC.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...