El Gobierno francés se decanta por General Electric para asumir el control de Alstom

La compañía General Electric consigue el visto bueno del Gobierno francés para hacerse con el control de Alstom. La decisión deja fuera de juego a la alianza formada por Siemens y Mitsubishi

Cartel General Electric

La balanza se ha decantado finalmente hacia el lado de la compañía americana General Electric. Las autoridades francesas han apostado por la oferta lanzada por la mercantil de Estados Unidos (EE UU), a la que cederán el control de la estratégica Alstom. La puja abierta ha dejado, de esta forma, fuera de juego otras propuestas de importante calado como la presentada de forma conjunta por las firmas Siemens y Mitsubishi.

El compromiso adquirido por la americana General Electric en materia de empleo ha sido clave en este proceso. Una carta importante que le ha valido la victoria aunque no exenta de rígidas condiciones impuestas por el Gobierno francés para que la compañía respete sus compromisos en materia laboral y de inversión en el país.

El Ejecutivo galo ha intentado blindar al máximo este proceso para evitar futuros contratiempos y con esta finalidad se ha quedado con un 20% de la empresa Alstom. Un aval que le permitirá hacer fuerza en caso de que las condiciones de los acuerdos suscritos no llegasen a respetarse, especialmente ante la estricta opinión pública francesa.

A partir de este acuerdo, por el que el Estado y la compañía americana trabajarán codo con codo, se pondrán en funcionamiento un total de tres líneas de negocio por medio de tres mercantiles diferentes especializadas en parcelas como las energías renovables, las nucleares y una tercera dedicada a las redes eléctricas.

Las condiciones suscritas en materia de empleo van un paso más allá del mantenimiento de la actual plantilla de Alstom, ya que sobre la mesa figuran también nuevas contrataciones. En concreto, cerca de mil nuevos puestos de trabajo en los próximos años, que de no materializarse tendrán una penalización directa para la enseña estadounidense, por incumplimiento de los requisitos del contrato.

Este paso dado por el Gobierno francés ha supuesto un cambio de rumbo en las políticas adoptadas hasta la fecha, en las que el Ejecutivo se había mostrado contrario a vincularse a cualquier tipo de actividad de tipo empresarial. Un giro que se ha defendido ahora apelando a una cuestión estratégica.

Vía: Cinco Días

Foto / Bubba73

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...