El estrés laboral

Actualmente el estrés laboral está siendo uno de los principales problemas que aparece en los trabajadores de nuestro país. En la publicación de hoy os adjuntamos una serie de consejos que pueden ser de gran utilidad para combatir este problema.

El estrés laboral se ha convertido en un problema a tener muy en cuenta

Actualmente, el estrés laboral está resultando ser una de las grandes preocupaciones de los trabajadores europeos. Y la realidad es que se está convirtiendo en un problema a tener muy en cuenta en los próximos años. Siete de cada diez empleados de nuestro país han llegado a la conclusión que durante los próximos cinco años el número de personas que lo sufrirán incrementará.

La segunda Encuesta de Opinión Europea en materia de seguridad laboral y salud en el ambiente de trabajo, la cual fue realizada a 35.000 personas de diferentes países europeos, afirman que el estrés es una de las preocupaciones más importantes para la mayoría de los trabajadores. En Europa, ocho de cada diez empleados son totalmente conscientes de que irá en aumento  en los próximos cinco años.


Si nos centramos en nuestro país, España es uno de los países que dispone de unas cifras algo mejores. Según la encuesta, un 69% de los trabajadores creen que el porcentaje seguirá en aumento y casi la mitad de estos piensa que lo hará de una forma muy elevada.

Por tanto, el estrés inicial es una respuesta fisiológica frente a un estímulo que no tiene que ser necesariamente negativa pero que si no se controla puede llegar a serlo. A continuación os adjuntamos una serie de consejos que pueden ayudarnos a controlar el estrés y construir una respuesta emocional positiva ante él:

1. Tomar conciencia de qué nos estresa: conocer al enemigo y saber cuáles son las situaciones que nos provocan estrés negativo es saber qué nos estresa, y por tanto, también concoer qué síntomas nos provoca: me bloqueo, tengo ganas de llorar, estoy irritable y me enfado por cualquier cosa, me duele la espalda por la tensión, etc.

2. Aprender a priorizar: esto es diferenciar lo urgente y lo importante, organizar nuestra agenda, establecer prioridades porque no podemos estar a todo, ni en el trabajo ni en la vida.

3.  No sobredimensionar los problemas: esto es lo que se conoce como ‘trabajar a nuestro pepdito grillo, nuestra voz interior’. Debemos ser conscientes de que los mensajes que nos mandamos a nosotros mismos nos afectan y nos condicionan en los retos, porque si son negativos entonces estamos mermando nuestras fuerzas.

4. Atreverse a tomar decisiones: no dejar que las situaciones de estrés nos bloqueen y nos paralicen, hay que dar pasos y pasar a la acción.

5. Aceptar la posibilidad de error: si nos equivocamos aprendemos del error pero no atreverse a emprender retos no nos ayuda, al contrario, nos bloquea y nos angustia.

6.  Relajarse: esto es ‘saber pisar el freno’ en nuestro día a día. No todo hay que hacerlo rápidamente, hay que entender que determinadas situaciones no dependen de nosotros y conviene no estresarse ante las mismas.

7. Aprender a pedir ayuda: todo es más fácil si uno sabe delegar, compartir y verbalizar las tareas y los objetivos con los compañeros, dos cabezas piensan mejor que una.

Foto: No es 3a2

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...