Ejemplos de nombres comerciales

Hemos decidido unirnos al carro de ilusionados emprendedores. Ya tenemos clara la idea de negocio y hasta tenemos diseñado un borrador de plan de empresa. Antes de ponernos manos a la obra a empezar a ganar dinero… ¿falta algo? Pues elemental, queridos lectores. Tenemos que ponerle un nombre a la criatura. Este es un paso fundamental en la constitución de toda empresa y al que muchas veces no se le da demasiada importancia. Y al final acaban sucediendo cosas como el apañado «Bar Reynolds» de Mauricio y compañía.

ejemplos nombres comerciales

Elegir el nombre comercial es algo más que ponerle título a algo

Para ponernos técnicos, empezaremos diciendo que se entiende por nombre comercial todo aquel signo susceptible de representación gráfica que identifica a una empresa en el tráfico mercantil y que sirve para diferenciarla del resto de firmas que llevan a cabo actividades idénticas o similares. Así pues, el nombre comercial es la seña de identidad de la empresa, el continente del concepto de negocio que vamos a desarrollar, en definitiva, su alma enfrascada. Es por eso que elegir el nombre de nuestra empresa es, sin ser exagerados, uno de los pasos más importantes en la construcción de la misma. De él dependerá no sólo aspectos legales y comerciales, sino también el éxito que podremos tener ahora y en el futuro. La primera acción de marketing que llevamos a término en nuestra nueva empresa es elegir su nombre, ya que éste es el primer y más importante transmisor de su imagen corporativa.

Ejemplos de nombres comerciales pueden ser aquellos patronímicos, razones sociales y denominaciones de las personas jurídicas (por ejemplo, sociedades anónimas o limitadas), denominaciones de fantasía, denominaciones que aluden al objeto de la actividad empresarial, anagramas y logotipos, imágenes, figuras y dibujos. Jurídicamente vemos como el nombre que le pongamos a nuestra empresa es un cajón de sastre en el que (casi) todo está permitido.

Viendo esto nos damos cuenta que hay multitud de ejemplos de nombres de empresas posibles. Desde nuestro nombre de pila (en caso que sea un negocio familiar sería algo interesante), juegos de palabras que se nos ocurran, nuevas creaciones que transmitan la actividad que vamos a desarrollar, y un sinfín de opciones a las que solo pone límite nuestra imaginación (y la legislación mercantil).

Cabe destacar que los nombres comerciales son independientes de los nombres de sociedad inscritos en los Registros Mercantiles correspondientes. Además, igual que pasa con las marcas, estos nombres se clasifican en 45 clases, las 34 primeras de productos y las 11 restantes de servicios. Por último, los nombres comerciales se conceden por 10 años desde la fecha de solicitud y pueden renovarse indefinidamente.

Foto: Bazstyle

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (9 votos, media: 2,44 de 5)
2.44 5 9
Loading ... Loading ...