La diferencia entre empresa y establecimiento comercial

Las empresas son estructuras productivas orientadas a generar beneficios económicos (si presentan afán de lucro) mientras que los establecimientos comerciales les aportan el marco físico.

establecimiento

El vocabulario económico y empresarial está plagado de conceptos que, generalmente, se utilizan como sinónimos dependiendo del contexto. Los especialistas en la materia señalan, sin embargo, que muy pocos términos significan realmente lo mismo, y que no saber distinguir las características de cada uno puede ponernos en un aprieto en más de una ocasión (sobre todo en los ámbitos legal y administrativo). Dos de los conceptos que se usan con mayor soltura son los de empresa y establecimiento comercial, que parecen definir cualquier actividad económica.

Por empresa entendemos un fenómeno económico y productivo muy amplio y profundamente heterogéneo. En última instancia, cualquier actividad económica que se origine con la inversión de capital privado y que esté orientada a producir bienes y servicios con objeto de comercializarlos o de venderlos, constituye una empresa. A partir de este punto conviene especificar de qué clase de empresa estamos hablando, pues las diferencias entre las sociedades anónimas, las limitadas o las comunidades de bienes son notables. En todos los casos ha de estar presente la figura del empresario (pueden ser varios sujetos).

Por su parte, el establecimiento comercial puede tener dos grandes acepciones. Por un lado, definiría el proceso mediante el cual se establece y se consolida una actividad económica que puede ser una empresa (generalmente, lo es). Por otro, haría referencia simplemente al marco físico donde se lleva a cabo dicha actividad. Por poner un ejemplo bastante ilustrativo, Apple sería una empresa y sus futuristas locales serían sus establecimientos comerciales. Con todo, no es necesario que los establecimientos se deban a una sola empresa, pudiendo comercializar bienes muy distintos.

Como más de un lector habrá supuesto tras leer ambas definiciones, es posible que las empresas carezcan de establecimientos comerciales de la misma forma en que los establecimientos pueden no estar vinculados a una empresa. En el primer caso es evidente que el concepto clásico de una gran factoría o de varias tiendas donde poner en venta los productos comparte ahora protagonismo con Internet. En el segundo, el establecimiento puede utilizarse sin ánimo de lucro.

Vía: Derecho Mercantil

Foto: geralt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 1,50 de 5)
1.5 5 2
Loading ... Loading ...