Cómo evitar sucesiones traumáticas en las empresas

La organización, la capacidad de delegar y la planificación son las claves para garantizar la viabilidad de la empresa tras un cambio en la dirección.

reunion

Generalmente, todos los empresarios, independientemente del tamaño de sus negocios, consideran que son absolutamente imprescindibles para el éxito de la empresa. Sin embargo, como nada es eterno, todos los jefes se acaban viendo en la obligación de dejar su puesto a otro ya sea por hartazgo o por jubilación. Es entonces cuando se hacen patentes los errores en la planificación del negocio tras la salida de su fundador o máximo dirigente durante mucho tiempo. La ausencia de un plan de sucesión puede colapsar cualquier empresa.

Para evitar una situación semejante resulta fundamental planificar con suficiente antelación el traspaso de poderes en la cúpula del negocio. Lógicamente, aquellas grandes empresas con consejos de administración o juntas de accionistas disponen de otras vías para elegir a los distintos presidentes. En las pymes en cambio, la no delimitación del área de acción de cada empleado es lo más peligroso que existe tras la salida del coordinador principal. Esto puede evitarse estableciendo una división de las distintas tareas de tal forma que cada trabajador tenga muy claro cuál es su cometido en la empresa.

Ligado a lo anterior encontramos la cuestión del reparto de responsabilidades. Los empresarios que han comenzado desde abajo suelen tener problemas a la hora de saber ver cuál es el momento idóneo para ceder ámbitos de gestión a otras personas. Saber cuándo delegar puede ayudar a mejorar el funcionamiento de la empresa al tiempo que aligera las responsabilidades del director. Paralelamente, a la salida de este, el nuevo encargado no se las tendrá que ver con una carga de trabajo desproporcionada.

Por último, todo jefe debería tener muy claro cuál ha de ser el protocolo a seguir tras su marcha. Aunque por edad o preparación creamos que podemos hacernos cargo de todo indefinidamente, hemos de comprender que la empresa no se puede detener si llega el día en el que nuestro puesto quede bacante. La organización, la correcta clasificación de los documentos y archivos y la comunicación con nuestro sucesor permitirán que el negocio asuma mucho más rápidamente el cambio de responsables.

Fuente: pymesyautonomos.com.

Foto: plantronics germany

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...