Caso Volkswagen: el mayor daño es en la imagen

Estados Unidos detecta una manipulación premeditada del software de gestión de emisiones de los vehículos diésel del grupo alemán, que ve notablemente minada su credibilidad.

volkswagen

El Grupo Volkswagen es uno de los mayores conglomerados de marcas automovilísticas del mundo. En los últimos años, de hecho, el holding alemán ha sostenido una intensa pugna con Toyota por el liderato del mercado. El éxito de Volkswagen ha estado en buena medida condicionado por su lavado de imagen a mediados del siglo pasado, ya que en un primer momento los mercados internacionales le cerraron las puertas por ser una apuesta personal de Adolf Hitler. Ahora, el grupo germano vuelve a ver seriamente dañada su credibilidad.

La Agencia de Protección Medioambiental de los Estados Unidos ha acusado al grupo automovilístico de haber falseado las prestaciones reales de sus vehículos en materia de emisiones. El engaño se habría producido mediante la instalación de un software que reduce notablemente las emisiones cuando el coche se acerca a un control o es llevado a una revisión, resultando imposible de comprobar la manipulación. Así, los vehículos del grupo podían alardear de unos bajos niveles de emisiones que realmente no eran tales, incurriendo en una estafa a los consumidores.

Según ha trascendido, la ‘trampa’ informática se encuentra en los modelos diésel de cuatro cilindros. En esta categoría encontramos líneas tan populares como el Betlee, el Golf o el A3, cuyo sistema de gestión de emisiones estaría falseado desde 2009. Como medida cautelar, que supone, asimismo, el reconocimiento oficial de las acusaciones, la dirección de Volkswagen ha suspendido las ventas de todos sus vehículos diésel en Norteamérica de manera indefinida. Entretanto, la Administración estadounidense sopesa qué sanciones aplicar.

Según las primeras informaciones, Volkswagen podría tener que hacer frente a una multa de unos 37.500 dólares por coche, habiendo 482.000 vehículos involucrados en el fraude. Unas cuentas rápidas muestran que el grupo alemán tendría que hacer frente a más de 18.000 millones de dólares en sanciones. En cualquier caso, el mayor daño que va a recibir el grupo es, obviamente, en su imagen. La confianza de los consumidores en firmas tan prestigiosas como Audi o Betlee además de Volkswagen se verá seriamente trastocada. Eso sí que saldrá caro.

Vía: Información.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...