Amazon da un giro histórico a la industria del libro

La compañía estadounidense anuncia que pagará a los autores de los libros electrónicos en función de las páginas que lean los usuarios, un cambio histórico.

amazon

La aparición y consolidación del libro electrónico como alternativa a las encuadernaciones tradicionales en papel supuso un cambio en el mercado literario solo comparable por su impacto y significado a la aparición de la imprenta. Paralelamente, el auge del comercio electrónico ha motivado que la compra de libros físicos no se reduzca exclusivamente a las tiendas, dando otro enfoque a la industria del libro. Ahora, Amazon da una nueva vuelta de tuerca al funcionamiento de este mercado con un novedoso sistema de remuneración de los autores.

La venta de libros electrónicos suele llevarse a cabo de dos formas distintas. O bien se adquiere el título deseado de manera puntual, o bien se suscribe un servicio de alquiler de libros que permite leer una cantidad considerable de obras en un periodo acotado. En cualquiera de los casos, el pago se realiza por el libro o la colección en su conjunto, nunca por capítulos o páginas. Este es precisamente el nuevo enfoque en el que está trabajando Amazon: pagará a los autores en función de las páginas leídas.

Un estudio elaborado por una prestigiosa universidad en 2013 confirmaba que muy pocos libros, tanto electrónicos como físicos, eran leídos en su totalidad por los compradores. De este modo, encontrábamos a autores tan importantes como Stephen Hawking cuyas obras apenas eran ojeadas por sus lectores a pesar de constituir auténticos best sellers. En cualquier caso, editoriales y escritores entienden que no son responsables de los hábitos de lectura de los usuarios y que su trabajo es el mismo independientemente del porcentaje del libro que se lea.

No obstante, Amazon entiende que determinados títulos se venden exclusivamente por su fama, por los comentarios elogiosos de los críticos o por el tirón de sus autores. En consecuencia, este modelo de remuneración obligaría a los escritores a enganchar a sus lectores. Por otro lado, todo este proceso podría acabar con el altanero hábito de comprar libros para exponerlos en estanterías (aunque, de momento, los cambios se reducen al ámbito digital). Una vez más, la polémica está servida.

Vía: El Androide Libre.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...