Aena, la niña bonita de la bolsa española en 2015

Con una revalorización del 83%, la compañía de gestión aeroportuaria justifica la privatización del 49% de su accionariado y supera las previsiones más optimistas.

avion

La privatización parcial de Aena ha sido la gran apuesta de la legislatura en materia de desinversiones públicas. Como viene siendo tristemente habitual, la venta del 49% de la compañía pública de gestión aeroportuaria suscitó un enconado debate público en torno a la necesidad o no de la operación. Sea como sea, la respuesta de los inversores superó las expectativas a pesar de la elevada prima con la que los títulos de Aena salieron al mercado. El rally bursátil acumulado en 2015 también ha sorprendido positivamente.

Aena empezó a cotizar en el Ibex-35 el 11 de febrero del presente año con un precio de salida de 58 euros. Rápidamente, el valor de los títulos dio un considerable salto al instalarse por encima de la barrera de los setenta euros en las semanas siguientes a su debut. Con todo, la gran subida se produciría a finales de marzo y comienzos de abril, cuando Aena se disparó hasta rozar los cien euros. Tras tres meses oscilando entre los 85 y 95 euros, en junio alcanzó los tres dígitos.

Al cierre de esta edición, las acciones cotizaban a 103,1 euros, después de que la corrección del selectivo madrileño motivada por la crisis bursátil china afectara también a Aena. Sea como sea, la revalorización acumulada en el presente ejercicio alcanza el 83%, un nivel que ha reabierto la controversia antes comentada. Y es que, ante los resultados que está mostrando la compañía, algunas voces de la izquierda están acusando al Gobierno de haber malvendido su participación en Aena, dando por hecho que está desaprovechando una alta rentabilidad.

No obstante, este planteamiento es doblemente erróneo. En primer lugar, es muy poco probable que el rally protagonizado por la compañía se hubiera producido, siquiera parcialmente, de haber estado esta en manos públicas. No hay que olvidar que en 2012 Aena estaba virtualmente quebrada, lo que hace evidente que la entrada de capital privado ha supuesto un balón de oxígeno clave para el futuro de la empresa. Segundo, el Estado también percibe dividendos por ser accionista mayoritario.

Vía: El Mundo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...