Adapta tu producto a tus clientes

Para asegurar el éxito de nuestras exportaciones conviene conocer de antemano distintos aspectos de la cultura local, destacando sus hábitos de consumo.

mcdonalds

La revolución de Internet ha permitido que cualquier negocio pueda adquirir una dimensión global. Aunque esta circunstancia presenta no pocos avances respecto a los antiguos mercados locales, no debemos pasar por alto las nuevas exigencias que plantea. Aceptando que nuestros productos o servicios cuenten con elevados estándares de calidad, todo puede resultar en balde si no enfocamos debidamente nuestro plan de negocio en los mercados exteriores. Aspectos como las costumbres, los gustos, el idioma o la cultura de un país pueden suponer el éxito de nuestra empresa.

En primer lugar, conviene desterrar el tópico de que solo las grandes multinacionales están capacitadas para la exportación. Obviamente, las empresas con una infraestructura fuerte y un elevado volumen de facturación cuentan con mayores facilidades, aunque ello no les asegura ni mucho menos el éxito (y no les libra de tener que adaptarse a cada contexto). Baste señalar a este respecto el caso de McDonald’s, que ofrece cerveza en sus menús españoles mientras que en Francia sirve vino. Se trata de un concepto conocido como «glocalización» (global+localización).

Los consumidores muestran hábitos muy dispares según su lugar de origen. En los países más solventes será más fácil colocar productos exclusivos y de gran calidad que en las economías que atraviesan dificultades. De igual modo, las promociones deben adaptarse a cada realidad (quizá sea preferible comercializar productos individuales antes que tratar de colocar ofertas que exijan un mayor desembolso). Paralelamente, en el sector de la alimentación deben tomarse en consideración las costumbres religiosas y sociales (comercializar carne con el rito halal en los países musulmanes…).

Muy ligado a lo anterior se encuentra el factor estacional. Dependiendo de nuestro ámbito comercial nuestros productos se comercializarán mejor en distintas épocas del año. Dado que no todos los países siguen el mismo patrón climático, esto puede ayudarnos a diversificar nuestro negocio. Por supuesto, los aspectos normativos y legales son muy importantes. Algunos países exigen pasar una serie de controles específicos antes de poder entrar en el mercado nacional. Ello nos obligará a homologar nuestros productos a las distintas exigencias locales.

Fuente: Emprendedores.es

Foto: SeanMacEntee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...