Vuelve a peligrar el cumplimiento del objetivo de déficit

España está obligada a cumplir con los objetivos de déficit sino quiere desatar una nueva tormenta en los mercados como ocurrió en 2012.

mas

La prórroga del objetivo de déficit en 2013 fue uno de los éxitos negociadores más celebrados por el gobierno español. España, que cerró 2012 con un déficit del 6,99%, recibió un año más para reducirlo al 3,8% (cifra con la que debe cerrar 2014). De este modo, el Estado podía permitirse un déficit del 6,5% en 2013 siempre y cuando cumpliera con el objetivo final al año siguiente. Las medidas adoptadas por el Ejecutivo durante 2012 iban encaminadas en esta dirección.

No obstante, el excesivo endeudamiento (superior ya al 90%) y el aumento de las partidas presupuestarias destinadas al pago de prestaciones sociales ponen en riesgo dicho plan. No en vano, España arrastraba en julio un déficit del 4,38%, por lo que solamente puede incrementarlo en poco más de dos puntos hasta final de año. Un planteamiento que ha sido cuestionado por la agencia Bloomberg, ya que si el gasto sigue subiendo y los ingresos están el aire resulta imposible cuadrar el déficit. Los expertos apuntan además a que el alivio de la presión de los mercados sobre España se debe en gran parte a la crucial intervención de Mario Draghi en julio de 2012.

Todo ello a escasas semanas de confirmarse el polémico «déficit a la carta«, que permitía a las comunidades autónomas que incumplieron el objetivo de déficit en 2012 (Comunidad Valenciana, Andalucía, Región de Murcia y Cataluña, mayormente) aumentar la cifra con la que deben cerrar 2013. Entre tanto, el Gobierno se ha relajado notablemente y las principales reformas pendientes están casi paralizadas. La única que parece que va cogiendo velocidad es la reforma de las pensiones. La reforma de las Administraciones Públicas por su parte está encontrando bastantes dificultades desde su aprobación.

Así las cosas, el Gobierno está obligado a retomar con convicción su agenda reformista tras las vacaciones para dar continuidad a los indicios de recuperación económica. Para dar mayor emoción al final de año, Standard & Poor’s insinuó que dejaría el rating español en el bono basura si se incumpliese el déficit.

Fuente: elEconomista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...