Verdades psicológicas que te ayudarán a vender más

Desarrollamos algunas ideas de tipo psicológico que nos ayudarán a generar más ventas en nuestro negocio.

ayuda para vender más

Si os dedicáis a la venta, y no nos referimos a que simplemente tengáis una tienda, sino que a vendáis un servicio, seguro que sabéis que la forma de venderlo influye en el resultado. Se dice que quienes más triunfan en este sentido son aquellos que se saben meter al cliente en el bolsillo. Y esta es una descripción que realmente no está alejada de la realidad. Pero partiendo de este factor, la pregunta es ¿cómo nos metemos al cliente en el bolsillo? ¿qué debemos hacer para conseguir transformar un posible interesado en una venta o incluso en una serie de ventas a largo plazo?

El primer consejo que os damos es que le deis mucho valor a la forma en la que contáis una historia con vuestro cuerpo y vuestros gestos. Vender significa, en cierto modo, introducir al cliente dentro de una espiral producida por nosotros mismos en la cual nuestro objetivo es venderle algo. Para ello tenemos que usar todas las armas que tengamos a nuestra disposición y el lenguaje corporal es una de las más eficientes en cualquier tipo de contexto.

Intentemos comunicar algo con nuestras manos, con nuestros gestos, siempre de forma sutil, expresando una sensación, un alto positivismo y sobre todo mucha confianza. No seamos exagerados, porque eso tampoco funciona, pero no olvidemos dejar que nuestra historia, nuestra venta, también fluya a través de nuestro cuerpo.

A esto sumemos algo importante: que los malos resultados o los fracasos, si queremos llamarlos así, no nos tiren abajo. Dicen los especialistas, quienes ya están curtidos en mil batallas, que es más fácil recordar una derrota que una victoria. En realidad, tienen mucha razón. Si aplicamos esta filosofía a nuestra vida, seguro que entendemos que también es más fácil recordar los malos momentos que los buenos dependiendo del estado de ánimo en el que nos encontremos en ese momento. Las derrotas marcan y dejan una huella que pesa con el tiempo. Pero como emprendedores tenemos que estar mentalizados de una cosa: vendiendo vamos a perder, vamos a tener fracasos, se van a cancelar ventas, llegaremos a un punto de inflexión en el que dudaremos de todo. Habrá malos momentos que recordaremos y que no se borrarán por ningún motivo. Asumamos que esas derrotas llegarán, pero intentemos que no pesen tanto en nuestro día a día como pudiéramos pensar, porque será algo que nos pasará factura cada día y que entorpecerá nuestro crecimiento.

ideas de venta

Como tercer consejo recomendamos inspirar tranquilidad y confianza. Los clientes buscan, cuando les vamos a vender una solución para su empresa, estar tranquilos, tener la garantía de que con esa decisión están haciendo algo muy positivo para su negocio. Nos tenemos que concentrar en que les decimos exactamente eso y que les hacemos ver con nuestro discurso de venta que se encuentran en la mejor situación en la que podrían desear. No se trata de engañar, ni de adornar ni de hacer nada con lo cual nos sintamos incómodos, sino de dar un punto de vista que encaja con aquello que necesitamos para cerrar una venta. Y eso implica concentrarnos en comercializar el producto pensando en lo que necesita el cliente para alcanzar ese nivel de seguridad y confianza al cual quiere llegar. Para que este acercamiento de positivismo y confianza tenga un buen resultado tendremos que intentar que el encuentro y la venta se realicen en vivo y no a través de videoconferencia. En el tú a tú se encuentra parte del secreto de las buenas ventas por mucho que queramos simplificar los procesos a través de sistemas más digitales y cómodos.

Dentro de este mismo concepto de expandir la confianza tenemos que asegurarnos de intentar mostrar a ese cliente la satisfacción que tienen otros clientes que antes han estado en su posición. No se trata de ir contando sin ton ni son que hay clientes muy contentos, sino de enmarcarlo todo dentro de una estrategia natural que encaje con la conversación que estamos teniendo. Opiniones de otros clientes, artículos de prensa y cualquier otro tipo de recurso que hable de nosotros puede ser muy beneficioso para apuntillar la operación de venta que estemos realizando.

Y por último, tratemos de desarrollar la empatía táctica. No se trata de manipular a nadie, sino de conectar con los clientes con los que estamos hablando. Hagámoslo como dice el nombre del término, de forma estratégica y táctica. No queremos forzar la creación de un vínculo personal con el cliente, sino que esta conexión debe llegar de una manera natural. Para ello es recomendable conocer al cliente, saber apreciar sus preocupaciones e inquietudes y desarrollar el flujo de la conversación intentando conectar con él de una manera más personal. Cuanta más relación tengamos con el cliente y más estrecha sea, más confianza conseguiremos por su parte. Y eso es lo que determinará la venta.

Foto: TeroVesalainenAymanejed

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...