Una prórroga no es suficiente para cumplir con el déficit

El FMI alerta de que el déficit apenas se reducirá en 2013 y que por ello se incumplirán los objetivos pactados.

lagarde

La generosa prórroga que dio Bruselas a varios países europeos para cumplir con sus objetivos de déficit parece no haber sido suficiente para que España cuadre sus cuentas. El elevado endeudamiento y las consiguientes partidas presupuestarias comprometidas a pagar los intereses pactados provocan un desfase muy difícil de resolver. Ciertamente, presupuestos como los presentados la semana pasada no ayudan precisamente a reparar tan grave problema. El pasado martes, el FMI tomó cartas en el asunto para alertar de las consecuencias de tal incumplimiento.

De acuerdo con el organismo presidido por Christine Lagarde, España no alcanzará el déficit del 3% hasta el año 2017, doce meses después de la fecha límite acordada con Bruselas. Recordemos que la hoja de ruta del Gobierno español contempla cerrar 2013 con un déficit del 6,5%, reduciéndose hasta el 5,8% en 2014, hasta el 4,5% en 2015 y cerrando finalmente 2016 en el 2,8%. Un plan que en principio parecía bastante realista pero que ahora puede ser insuficiente habida cuenta de la gran capacidad del Estado para gastar mucho más de lo que ingresa.

El FMI estima por su parte que el déficit de España en 2013 será del 6,7%, lo que supone que prácticamente no se habrá reducido en todo el año. Un duro mazazo para la credibilidad del Gobierno que podría venir acompañado por una rebaja del rating de nuestra deuda. En 2014 por su parte, el déficit sí que coincidiría con la cifra ofrecida por el Ejecutivo, si bien en 2015 volvería a producirse un desfase de casi medio punto.

Finalmente, en el año 2016, el déficit se encontraría en el 4%, más de un punto por encima de la cifra que baraja el Gobierno de Rajoy. Sería en 2017 cuando se consiguiese un 3% de déficit, incumpliendo por tanto con lo pactado y obligando a adoptar más ajustes durante los próximos años. Según parece, el Ejecutivo confía en una recuperación económica que mejoraría por sí sola el desajuste entre gastos e ingresos. Una perspectiva lógica pero un tanto temeraria.

Fuente: elEconomista

Foto: Valsts kanceleja

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...