Rumasa debe tres millones en sueldos y ha dejado de pagar a inversores

La compañía propiedad de la familia Ruiz-Mateos debe tres millones de euros en sueldos impagados a los 5.000 trabajadores que conforman el conglomerado de negocios asociados a Rumasa y entre los que se encuentran Clesa o Dhul. Así lo han hecho público las asociaciones sindicales CC.OO. y UGT durante las reuniones que han tenido lugar en Madrid. De hecho, los trabajadores anuncian una manifestación para el próximo 12 de marzo. Recordemos que el empresario Jose María Ruiz-Mateos se había acogido al recurso 5.3. de la Ley Concursal para conseguir una prórroga de cuatro meses para negociar los pagos con los acreedores y evitarse así el concurso. Esta vez ha sido el turno de sus trabajadores, que finalmente se han pronunciado. Lo que han dicho, sin embargo, no son palabras benevolentes.

En palabras a Europa Press, el secretario de Política Industrial de CCOO, Jorge Tomé, ha declarado que en este asunto «ha habido mucho de estafa y mucha usurpación de derechos económicos de los trabajadores y de muchas personas«. Los trabajadores creen «imposible» que la situación pueda ser solventada si se continúa en la dirección actual, y es por ello que esperan que sus protestas sean recogidas por los mecanismos de control fiscal y finalmente puedan garantizarse sus derechos económicos.

Antiguo anuncio de Nueva Rumasa para atrer inversores.

Pero si los trabajadores lo tienen crudo, los inversores que depositaron sus ahorros en Nueva Rumasa mediante la adquisición de pagarés y participaciones, no están en una situación mucho mejor. Así lo ha denunciado a El Mundo el bufete Carcía Echevarría, que afirma estar recibiendo las quejas de alrededor de una veintena de clientes que aún no han cobrado los intereses que se les habían prometido. La compañía, por su parte, afirma estar pagando «escrupulosamente» los pagarés, aunque no descarta que haya habido algún retraso en los últimos días. Los clientes, por el contrario, afirman que en Rumasa se les informó de que, mientras se mantuviesen en preconscurso de acreedores, se imponía la suspensión de pagos.

Según informaba ayer Expansión es probable que el fondo americano Oaktree, especializado en reestructuraciones, esté pensando en comprar parte de la deuda o capital de Nueva Rumasa con la finalidad de «reordenar los activos y la gestión del hólding empresarial«. Oaktree ya se ha realizado actuaciones en Panrico y Campofrio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...