¿Quién pagará las pensiones públicas en Detroit?

Los jueces federales confirman que las pensiones públicas deberán someterse a los mismos criterios que el resto de la deuda, obligando a negociar con los acreedores.

pensiones

La pasada semana, el Gobierno Federal de los Estados Unidos dio luz verde a la declaración de quiebra de la ciudad de Detroit. La otrora gran ciudad del motor, símbolo de la exuberancia de una época en la que el cemento creció en consonancia con el relajamiento moral, deberá hacer frente a no escasos problemas en sus primeros meses como ciudad quebrada. Quizá el más apremiante de todos sea la cuestión de las pensiones públicas de los funcionarios municipales de Detroit.

Por si la incertidumbre no fuera ya lo suficientemente elevada, el pasado miércoles el Tribunal Supremo añadió más leña al fuego al dictaminar que la ley federal de quiebras no tiene por qué cumplir con lo que figure en las leyes estatales. Y es que, si la Constitución de Michigan establece que los planes de pensiones son estatales, los jueces federales consideran que la legislación federal está por encima y anula la anterior. De este modo, la entidad gestora CalPERS se halla ante una difícil papeleta. Lo que ya nadie descarta es que las pensiones van a sufrir recortes.
Así al menos lo asegura Frank Shafroth, uno de los creadores de Ley de Bancarrota Municipal que entró en vigor en 1988. De acuerdo con el padre de la ley que ahora mismo más preocupa a los funcionarios de Detroit, las cuantías destinadas al pago de pensiones deberán someterse a los mismos criterios que el resto de la deuda municipal. Esto era algo que tanto sindicatos como autoridades locales habían tratado de evitar. Ahora, al computar el pago de las pensiones como deuda pública, Detroit suma un nuevo frente de batalla contra los acreedores.

En cualquier caso, dado que la ley no fija ni máximos ni mínimos en lo que a recortes se refiere, la ciudad todavía tiene la posibilidad de conseguir una cierta quita que amortigüe la reducción de las pensiones. Una situación similar podría vivirse en las localidades californianas de San Bernardino y Stockton, también en bancarrota. El excesivo peso de los sindicatos en Detroit puede complicar la situación.

Fuente: Libre Mercado

Foto: rileyroxx

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...