Qué es el Euríbor y cómo te afecta

El Euríbor es el índice que se adopta como referencia para fijar los tipos de interés en distintos productos crediticios como las hipotecas.

eurobor

El nombre de Euro Interbank Offered Rate no te dirá mucho pero el acrónimo Euríbor es muy probable que sí. Este índice fue noticia a comienzos de febrero de 2016 por situarse por primera vez en su historia en negativo, abriendo la posibilidad de que los bancos tuvieran que aplicar intereses negativos en muchas hipotecas. No obstante, ¿es esto posible? ¿Cómo funciona y cómo se aplica exactamente el Euríbor?

¿De dónde sale el Euríbor?

A diferencia de los tipos de interés del dinero, el Euríbor no es fijado premeditadamente por el Banco Central Europeo (BCE) ni ningún banco central. Es el resultado de extrapolar la media de los intereses que 24 banco representativos de la economía europea se aplican entre sí. Dicho de otro modo, cuando las entidades financieras encaren o abaratan sus préstamos a otros bancos el Euríbor fluctúa proporcionalmente. No obstante, sí que guarda cierta relación con la política monetaria porque esta condiciona el coste del dinero.

Los bancos examinados para calcular el índice son 21 entidades de diez países de la zona euro (Alemania, Bélgica, España, Finlandia, Francia, Grecia, Italia, Luxemburgo, Países Bajos y Portugal), de uno de la UE (Reino Unido) y de dos extracomunitarios (Estados Unidos y Japón). Los representantes de estos dos últimos países, J.P. Morgan Chase & Co y Bank of Tokio Mitsubishi, se toman en consideración por su importante volumen de negocio en Europa. Francia es el país con más bancos presentes en el índice (5) seguido por España (4).

¿Qué tipos de Euríbor hay y cómo se aplica?

Dada la volatilidad del mercado y las notables fluctuaciones en cuestión de pocas jornada u horas, existe un Euríbor semanal, uno mensual y uno anual. Este último es el más importante porque es el que se toma como referencia en distintos productos crediticios. Tradicionalmente, se ha aceptado que este indicador es el más fiable para fijar la evolución de los intereses de las hipotecas.

Los hipotecados con créditos vinculados al Euríbor pueden tener un contrato totalmente libre, en el que cualquier variación incide en el tipo de interés, o presentar tipos máximos o mínimos que no pueden sobrepasarse. Una polémica en este sentido fue la de las cláusulas suelo, ya que muchos bancos se aseguraron una rentabilidad mínima que se reveló desproporcionada. Es cierto que también protegían a los hipotecados de fuertes subidas.

¿Cómo ha evolucionado históricamente el Euríbor y en los últimos años?

El Euríbor como índice plenamente aceptado no existía antes de 1999 (es uno de los distintos compromisos que conducirían al euro), si bien puede rastrearse su hipotética evolución calculándolo retrospectivamente. Sea como sea, en 1999 se situaba en el 3,07%. Cinco años más tarde había caído hasta el 2,21%, estimulando así la firma de nuevas hipotecas. En 2008 tocó techo con un 5,56% en octubre para caer abruptamente en los años siguientes. En 2013 ya marcaba un 0,57% en enero.

¿Cómo se ha llegado a la situación actual?

Al cierre de esta edición, el Euríbor se situaba en terreno negativo según las pantallas de Infobolsa (-0,002%). En realidad, se trata de un escenario lógico habida cuenta de la tendencia de los últimos años. Tras la crisis de deuda soberana europea de 2012, el BCE procedió a incentivar los préstamos dejando por los suelos los tipos de interés. Los bancos comerciales priorizaron la comercialización de hipotecas sobre los productos de ahorro, hundiendo los intereses y, por ende, sus márgenes. El desplome del petróleo y de las materias primas le han dado la puntilla.

¿Qué problemas presenta el Euríbor como referencia hipotecaria?

Tal y como se está viendo en la actualidad, el Euríbor puede provocar importantes problemas en los balances de las entidades financieras. No es menos cierto que también puede hacerlo en la capacidad de pago de los hipotecados, como se comprobó entre 2007 y 2009. Si se llegará al punto de que la banca deba pagar por vender créditos es algo difícil de esclarecer.

También ha habido ciertas polémicas al margen de las cláusulas suelo por supuestas manipulaciones en el cálculo del Euríbor, algunas de las cuales han sido probadas y sus autores sancionados. Entidades tan importantes como Société Genérale, Deutsche Bank o J.P. Morgan han sido condenadas con importantes multas por parte de la Comisión Europea. El suizo UBS, por ejemplo, tuvo que pagar casi 1.200 millones de euros.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...