¿Pueden ser las primarias norteamericanas otro foco de incertidumbre global?

La posible nominación de Donald Trump como candidato republicano empieza a inquietar a los inversores. En el bando demócrata se espera que Hillary tumbe a Sanders.

trump

El 1 de febrero arrancó oficialmente la precampaña para las próximas elecciones presidenciales de Estados Unidos con la celebración de los ‘caucus’ de Iowa. Desde entonces y hasta junio, los diferentes Estados celebrarán sus votaciones primarias para repartir los delegados que votarán a cada candidato en las convenciones veraniegas. Dado lo que está en juego, es lógico que estos comicios preliminares susciten gran interés en todo el mundo. No obstante, ¿pueden llegar a generar incertidumbre financiera?

Los republicanos: imposible domar a la ‘bestia’

Desde luego, la máxima tensión se respira en el bando republicano. El partido que controla la Cámara de Representantes, el Senado y la gran mayoría de Gobiernos estatales se ha visto sacudido por la emergencia de una figura tan polémica como popular. El magnate Donald Trump ha roto la campaña a su favor y encabeza el reparto de delegados después de las primeras quince votaciones. Sin lugar a dudas, es el principal foco de incertidumbre que puede afectar a los mercados.

Las propuestas de Trump incluyen ‘perlas’ como la construcción de un gigantesco muro que blinde la frontera entre Estados Unidos y México, la no admisión de refugiados o inmigrantes musulmanes y la puesta en marcha de programas de gasto bastante ambiciosos. Todo ello crea un cóctel que causa cada vez más inquietud en Wall Street y que puede acabar dañando la imagen del país si finalmente Trump consigue la nominación republicana. El resultado podría ser una mayor volatilidad de los índices norteamericanos.

Donald Trump cuenta ya con 319 delegados y ha ganado en nueve Estados. Su rival más próximo es el senador por Texas Ted Cruz, un político con un perfil bastante conservador y que también ha propuesto controvertidas medidas para restringir la inmigración. Con 226 delegados, Cruz parece consolidarse como la única alternativa viable al excéntrico multimillonario, algo que no contribuye precisamente a reducir la tensión. Marco Rubio, última esperanza del ‘establishment’ republicano, solo cuenta con 110 delegados.

Los demócratas: la estrella de Hillary todavía no deslumbra

La situación en el Partido Demócrata parece algo más tranquila a pesar de que la candidata oficialista, Hillary Clinton, todavía dista mucho de haber sentenciado su nominación. El impulso del ‘Supermartes’ la coloca claramente por delante en cuanto a delegados pero el veterano socialista Bernie Sanders está encontrando importantes graneros de votos entre los jóvenes y las capas más populares.

Desde luego, el programa de Sanders, senador por Vermont, no tiene punto de comparación con el de Trump. Aun así, hablar abiertamente de socialismo en Norteamérica no es algo que tranquilice a los inversores. Sanders pide aumentar los impuestos a las rentas más altas, mejorar el alcance de los programas sociales y acometer importantes reformas en el sistema público de pensiones. Una hoja de ruta que pasa, lógicamente, por incrementar de manera significativa el gasto del Estado.

Realizadas las primeras quince votaciones, Hillary Clinton toma ventaja con 522 delegados frente a los 405 que suma su rival. Hay que tener presente que en el Partido Demócrata existe la figura de los superdelegados, que escogen a qué candidato van a votar al margen de las primarias y que están claramente predispuestos a favor de la ex primera dama. Así, Hillary se lleva 530 superdelegados mientras que Sanders apenas recibirá el apoyo de 22. Esto implica que la esposa del expresidente Bill Clinton se ha asegurado ya 1.052 votos en la Convención Demócrata. Sanders solo lleva 427.

La tensión irá en aumento

El discurso de Trump no es ninguna novedad de los últimos días pero sus primeros triunfos electorales han comenzado disparar las alarmas. Podría decirse que hasta ahora no se contemplaba seriamente la posibilidad de que el presidente de la Organización Trump acabara llevándose la nominación republicana. Sanders, el otro candidato no convencional, parece tener las opciones más limitadas pero ni mucho menos debería darse por sentada su derrota. En los Estados del noreste puede dar más de una sorpresa.

La gran ventaja de Trump es que todavía tiene en frente a tres rivales, lo que contribuye a dispersar el voto. No olvidemos que la media de las encuestas dan al magnate en torno al 35% de los votos, por lo que podría ser nominado sin que la mayoría de los republicanos registrados lo hayan votado. Salvo que el resto de candidatos decidiera formar una lista conjunta (cosa harto improbable), para cuando solo queden dos contendientes la ventaja de Trump podría ser insalvable.

Foto: Trump vía Shutterstock

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...