Portugal podría enfrentarse a un rescate de 75.000 millones

La Comisión Europea está muy pendiente de lo que ocurre con Portugal después de que el primer ministro José Sócrates dimitiese ayer. El futuro político del país es incierto hasta que no se produzcan las elecciones anticipadas, no obstante la UE está instando al todavía primer ministro en funciones a que se tomen muy en serio las medidas de ajuste propuestas, tanto desde la Comisión como desde el Fondo Monetario Internacional (FMI). Un mismo paquete de reformas que le ha costado a Sócrates su puesto, al no haber sido ratificadas por el Parlamento. De no acometer un plan de austeridad férreo, anuncian desde Bruselas, se procedería a un rescate de 75.000 millones de euros, el tercero después de Grecia e Irlanda. Esa es, al menos, la cifra que ha dado el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, en declaraciones recogidas por El Mundo.

Por el momento, y en el marco de la cumbre de jefes de Estado que se celebra hoy en Bruselas, Sócrates insiste en que ningún miembro de su todavía vigente Gobierno ha pedido ayuda alguna a la EU. Es más, ha añadido que, venga quien venga tras las elecciones, cumplirá con los objetivos impuestos. Ese está siendo precisamente el tema dominante en la cumbre, donde se discute ahora mismo el llamado Pacto del Euro y donde se ha logrado que otros seis países se unan al plan de unificación fiscal promovido desde Bruselas. Dinamarca, Polonia, Rumanía, Letonia, Lituania y Bulgaria son los últimos en sumarse a una coordinación fiscal que traerá consigo un mismo impuesto de sociedades para todas aquellas empresas que operen en diferentes países de la Eurozona.

Sin embargo, la situación de Portugal va a empañar cualquier acuerdo al que se llegue en el día de hoy, pues el país luso se encuentra en una tesitura complicada al haber de hacer frente al vencimiento de su deuda durante el periodo comprendido entre el 11 de abril y el 11 de junio. Una deuda que asciende a 9.500 millones, sin contar los intereses, que pueden oscilar alrededor de los 2.000 millones. España sería una de las mayores afectadas si Portugal se viene abajo, pues poseemos gran parte de la deuda pública del país. Por el momento, y según informa El País, hemos conseguido bordear el castigo de los mercados, que no están afectando ni a la Bolsa ni a la deuda pública ni a la prima de riesgo. Al contrario, mejoran.

Foto de portada: Jean-Claude Juncker / Getty Images

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...