Para Moody’s, Francia sigue siendo triple A

Francia ha tenido más éxito con las otras dos agencias de calificación que dominan los mercados. Moody’s y Fitch han reiterado su confianza en la solvencia del bono francés, aunque han dejado claro que la calificación de triple A otorgada será sometida a una vigilancia exhaustiva. Como respuesta a la rebaja efectuada por S&P, Sarkozy ha afirmado que las agencias de calificación no deberían ser tomadas en cuenta.

La reciente noticia sobre la rebaja de la nota a la deuda francesa por parte de la agencia de calificación Standard & Poor’s no ha tenido una gran repercusión en la apertura de la Bolsa esta tercera semana de enero. Y es que otra de las agencias dedicadas a evaluar el riesgo de solvencia de los países, Moody’s, ha dejado con la triple A a la economía francesa. Al menos, parece que entre ellas hay independencia. Esta noticia ha sido bien recibida en los parqués, que apenas han notado mucho la calificación del bono francés. Aún así, la apertura ha sido un tanto dificultosa, con algunos números rojos y con cierta tendencia al alza de las primas de riesgo (la española subió por encima de los 350 y rozó los 360 puntos básicos a primeras horas de la mañana).

Moody's y Fitch siguen confiando en Francia

No obstante, Moody’s ha reiterado que el riesgo en este país es evidente, por lo que podríamos considerar que esa triple A debería ponerse entre comillas. La propia agencia ha afirmado en un comunicado que la máxima calificación estará sometida a vigilancia, por lo que los franceses no se deben despistar. Los ajustes que se están realizando en el país galo van por buen camino para la mayoría de los mercados, pero la exigencia es cada vez mayor.

Como contragolpe, Nicolas Sarkozy, que el lunes 16 de enero recibió de manos del Rey de España, Juan Carlos I, el Toisón de Oro por su ayuda a la lucha contra el terrorismo, intenta hacer campaña contra las agencias de calificación. Precisamente, ese mismo día se reunió con el presidente del gobierno español, Mariano Rajoy, para comunicarle que no piensa hacerse caso de lo que dicen las agencias de calificación. Sus palabras lo dicen todo: “No tengo intención de tener en cuenta lo que dicen las agencias (…) No nos volvamos locos porque una agencia ha hecho un comentario u otro”. Aún así, el primer ministro francés cree que la reducción del déficit y la mejora de la competitividad son una obligación si se quiere salir de la crisis.

Además, el lunes también se pudo saber las calificaciones de la otra empresa dedicada a valorar la fiabilidad de los bonos nacionales. Fitch la tomó con Rusia y ha degradado su deuda a la triple B, con pronóstico de estable. No obstante, desde esta agencia se sigue la estrategia de Moody’s de no rebajar la nota de la deuda francesa.

Foto: ar_photographics

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...