Pánico a reformar

El nuevo paquete de reformas anunciado por el gobierno incluye la racionalización de la Administración local y la Ley de Garantía y Unidad de Mercado, pero ambas están todavía pendientes de concretar.

Rajoy
Pese a las grandes expectativas creadas, la comparecencia del pasado viernes 26 decepcionó por lo inconcreto de las medidas anunciadas. Numerosos miembros del Gobierno reiteraron que no se subirían impuestos. Lo cierto es que, si bien el IVA no se ha tocado (recordemos que en poco más de tres años ha pasado del 16 al 21%), el Impuesto de Sociedades será modificado para ensanchar los tramos imponibles y el IRPF alargará su «subida temporal» hasta 2015 (el año pasado se anunció que volvería a bajar en 2014). Paralelamente, se aplicará un gravamen del 0,2 por mil a los depósitos bancarios.

Con todo, también ha habido noticias más esperanzadoras. Aunque las reformas de calado brillen por su ausencia, se han anunciado varias medidas destinadas a racionalizar la administración local con un impacto estimado en ocho mil millones de euros de ahorro hasta 2015. En cualquier caso, esta mini reforma está todavía en el aire ante la oposición de numerosos ayuntamientos y la necesidad de añadir a las autonomías a las negociaciones, por lo que no estará disponible hasta julio. Por otro lado, los salarios dependientes de la Administración dejarán de actualizarse con el IPC. A priori, las pensiones escaparían de esta modificación. Finalmente, también se ha impulsado la Ley de Garantía y Unidad de Mercado. Sin embargo, pese a lo necesario de una normativa que acabe con las numerosas legislaciones distintas en cada autonomía, no se ha anunciado ninguna medida concreta que garantice la libertad de establecimiento y circulación.

En conclusión, el Gobierno cumple con los deberes impuestos por Bruselas y presenta una serie de iniciativas en pos de la consolidación fiscal. No obstante, dichas medidas no aseguran resultados en el corto plazo, ya que su inconcreción resulta notable. La Ley de Unidad de Mercado y la reforma de la Administración Local son dos pilares esenciales para la recuperación económica, pero deben complementarse con una profunda remodelación de la Administración Central. Poner freno al endeudamiento es otra tarea pendiente que ni se ha mencionado. Nuevamente, el miedo a emprender reformas de calado vuelve a atenazar el crecimiento económico.

Fuente: ABC

Foto / Partido Popular de Galicia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...