Occidente reduce sus fronteras

La Eurocámara aprueba con amplia mayoría preparar los trámites para un futuro tratado de libre comercio con los EEUU.

angela merkel

Uno de los efectos más apreciables de la crisis económica en el último año ha sido el galopante ascenso del euroescepticismo. La frágil unidad europea se observa más claramente en el surgimiento de dos frentes antagónicos (norte y sur) con los problemas económicos como trasfondo. No obstante, en este contexto de división, la Unión Europea puede cerrar el que probablemente sea el acuerdo internacional más importante de su historia.

A finales de mayo, la Eurocámara aprobaba por abrumadora mayoría (460 votos a favor, 105 en contra y 28 abstenciones) iniciar los contactos pertinentes para conseguir un acuerdo de libre comercio con los Estados Unidos. El pasado sábado, Angela Merkel daba un sonoro espaldarazo al proyecto.

Resulta muy difícil cuantificar el impacto inmediato de este hipotético marco comercial con la principal potencia del mundo, pese a lo cual se esperan no menos de 400.000 nuevas contrataciones y más de 100.000 millones de euros en beneficios para Europa. La contundencia de las cifras ha permitido un rápido acuerdo entre las principales familias políticas de la UE. Los liberales eran sin duda los más interesados en el proyecto, pero conservadores y socialdemócratas también lo han abrazado sin fisuras. No en vano, el presidente del Parlamento Europeo, el socialista Martin Schulz, se ha mostrado eufórico por la apertura de las negociaciones y ha augurado «enormes beneficios para ambas partes». Las principales reticencias siguen siendo las de Francia, que se ha mostrado preocupada por la posibilidad de que su sector cultural se vea negativamente afectado por la competencia estadounidense.

En cualquier caso, los Estados Unidos son siempre un apetecible aliado para cualquier organización internacional. Además, la mejora de los parámetros macroeconómicos del gigante norteamericano intuyen una pronta recuperación que, con este acuerdo, tendría un impacto muy positivo en el viejo continente. Evidentemente, la alianza comercial con los Estados Unidos reforzaría notablemente la postura de la UE a la hora de negociar con otras potencias, caso de China. Si el proyecto sigue los pasos marcados, las negociaciones se iniciarán este mes y culminarán a finales de 2014.

Fuente: El Economista

Foto: World Economic Forum

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...