Obama explota ante el atrincheramiento de los republicanos

Con los fondos federales a punto de agotarse, Obama debe lograr un pacto de mínimos para evitar la primera bancarrota de la historia estadounidense.

obama

«Wall Street debe preocuparse». No es muy propio de él, pero así de contundente se mostró el presidente Barack Obama en una entrevista televisiva en la cadena CNBC el pasado miércoles por la noche. Recordemos que el domingo por la noche se produjo el cierre de la Administración Federal de los Estados Unidos, un hecho que se traduce en la clausura temporal de la gran mayoría de edificios públicos (excepto Educación y Justicia). Con todo, el desenlace podría ser todavía más trágico si finalmente los EEUU tuvieran que declararse su primera bancarrota.

El sentir generalizado entre los medios occidentales es el de que los republicanos han lanzado un órdago al presidente instigados por el sector más conservador pero que tarde o temprano corregirán su postura. Un planteamiento no exento de lógica pero que en última instancia se desconoce si es real. Desde luego, Obama no quiere correr el riesgo y no está dispuesto a ser el primer presidente de los EEUU que declara la suspensión de pagos. Un hecho transcendental cuyo impacto en la economía mundial sería notablemente negativo.

Las posiciones sin embargo siguen tan enconadas como al inicio de las conversaciones. Con todo, hay quien apunta que la oposición republicana comienza a mostrar síntomas de división interna. Llegados a este punto, conviene matizar que los republicanos cuentan con 234 escaños en la Cámara de Representante por los 201 demócratas. El «Tea Party», ala dura del partido y principal propulsor de la campaña contra la reforma sanitaria, controla aproximadamente una cuarentena de diputados.

La aritmética muestra que es posible alcanzar una exigua mayoría en el Congreso que apruebe el aumento del techo de gasto y evite la quiebra. En este sentido, bastaría con que 17 representantes republicanos se unieran a los demócratas en una votación. Al menos, la mayoría demócrata en el Senado da un pequeño aliento al presidente Obama, que sabe que puede seguir promoviendo votaciones en la Cámara de Representantes. El tiempo que tiene para maniobrar es muy escaso, pues los fondos federales se agotarán a mediados de octubre.

Fuente: Libre Mercado.

Foto: borman818

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...