Norteamérica mantiene su crédito pese a la crisis

La economía norteamericana sobrevive a la crisis y vuelve a estar en condiciones de liderar el crecimiento de Occidente.

dolar

Al igual que ocurriese con la Europa devastada tras la Segunda Guerra Mundial, las principales economías del viejo continente precisan de una gran potencia que marque el ritmo de la recuperación económica. En 1945, los Estados Unidos se arrojaron dicho papel y, a través del llamado Plan Marshall, permitieron una rápida reparación de las maltrechas economías europeas. Afortunadamente, la situación actual es mucho mejor que la de hace casi setenta años y el punto de partida es bastante menos dramático pese al notable impacto de la crisis en distintos países. Los Estados Unidos, cuyos parámetros económicos han mejorado significativamente en los últimos meses, están llamados a ser los grandes artífices de esta recuperación.

La agencia U.S. Trust se muestra muy optimista sobre el futuro de Norteamérica, a la que considera capaz de volver a liderar con autoridad a Occidente. Ciertamente, existen numerosas cifras y tendencias que avalan esta confianza. En primer lugar, los Estados Unidos poseen la economía nacional más potente y dinámica del mundo, lo que ha permitido reducir el impacto de la crisis hasta el punto de que su PIB sea mayor que en 2007. Un mercado nacional que se articula en torno a una industria manufacturera sólida y rentable con bajos índices de desempleo. Paralelamente, la constante innovación tecnológica y el trabajo de algunas de las principales marcas de múltiples sectores, mantienen al país en la vanguardia del diseño. En otro sentido, los inversores siguen teniendo a los EEUU como una garantía de negocio, acaparando el 15% de las inversiones mundiales.

Enlazando con lo anterior, el dólar sigue siendo la principal moneda del comercio internacional. No en vano, los bancos centrales cuentan en dólares el 62% de sus reservas de divisas. Todo ello se complementa con un sistema educativo poco comprendido en Europa pero que ha permitido que seis de las diez mejores universidades del mundo sean norteamericanas. En definitiva, la Unión Europea debería cerrar cuanto antes el ambicioso tratado de libre comercio con los Estados Unidos. Europa se aseguraría así un aliado excepcional para volver a crecer.

Fuente: El Economista.

Foto: images_of_money

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...