¿Necesitan mis empleados un móvil de última generación?

A nivel corporativo quizá nos demos cuenta de que no es necesario gastar dinero en tener los mejores móviles.

teléfono en el trabajo

En los últimos años nos hemos acostumbrado a que los fabricantes de tecnología ofrezcan a las empresas dispositivos de forma habitual con buenas oportunidades para su adquisición en volúmenes amplios. Es algo que se practica desde siempre y que actualmente tiene mucha relevancia a la vista de lo necesarios que son determinadas herramientas, como los smartphones. Pero si estamos pensando en cómo ajustar los gastos de nuestro negocio quizá nos demos cuenta de que es posible que estemos invirtiendo demasiado en la adquisición de móviles de última generación.

Y así es como podemos llegar a la pregunta obvia: ¿necesitan mis empleados tener siempre el móvil más avanzado o uno de última generación? ¿no deberíamos intentar reducir gastos en este aspecto? La respuesta va a depender de muchos factores, pero el más importante y el más crítico en general va a venir a ser el que ya os podéis imaginar: ¿para qué necesitamos los móviles en nuestro negocio?

A día de hoy hay una serie de rasgos por los que están optando todos los fabricantes de móviles: mejorar las cámaras. Resulta una decisión obvia, porque es hacia donde el mercado nos está dirigiendo y entendemos que a los usuarios les encante la fotografía y captar con sus disparadores hasta el último detalle de aquello que ven en el mundo. ¿Pero realmente necesitamos ese tipo de avance también para nuestro negocio?

Como depende del tipo de trabajo que hagan nuestros empleados y de las necesidades que tengan para su día a día, todo va a basarse en el análisis propio que hagamos de nuestra empresa y de lo que requiramos para que el trabajo se haga de una forma eficiente. Pero si nos encontramos en el grupo general de negocios, aquellas empresas que hacen un uso de la tecnología medio y que usan los móviles para tareas cotidianas, quizá veamos que estamos invirtiendo demasiado en esto.

Lo mejor que podemos hacer al respecto es realizar un análisis interno, repasar cuáles son las tareas que realizan nuestros profesionales y ver qué es lo que necesitan. ¿Edición de documentos, redacción, envío de correos, mensajería o videollamadas? Eso es algo que lo ofrece cualquier móvil de la actualidad. ¿Son necesarias las fotos? Correcto, ¿pero vamos a inmortalizar fotos para que aparezcan en portadas de revista? ¿o solo necesitamos hacer fotos en el día a día durante el horario de trabajo?

Nos hemos encontrado muchos casos de empresas que ajustando la inversión en tecnología han podido ahorrar en gastos y han visto cómo han tenido la oportunidad de mejorar sus cuentas. Pensemos en ello y no nos dejemos llevar siempre por el afán de que el equipo tenga el último móvil, porque seguramente no lo estén aprovechando en ninguna medida.

Foto: FirmBee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...