Merkel y Zapatero discrepan sobre Irlanda

Merkel junto con el presidente de Corea del Sur Lee Myung-bak y su esposa Kim Yoon-ok durante la cumbre del G-20 / Getty Images

Cada uno mantiene una postura distinta. Para la canciller alemana Ángela Merkel la respuesta al posible rescate de Irlanda se encontraría en los inversores privados que, a partir de 2013 (fecha en la que se disuelve el Fondo de Estabilidad Financiera) podrían costear a diferentes países de la Unión Europea con el fin de solventar sus problemas de financiación. Algo a lo que Jose Luís Rogríguez Zapatero contestó con un «no estamos de acuerdo y no será fácil que prospere«.

Merkel declaró en la cumbre del G-20, celebrada en Seúl, que era consciente de los conflictos de intereses que se podían producir entre el sector financiero y el político. Pese a ello, la idea es que sea el capital privado aquel que corra con una parte importante de los gastos del rescate, razón por la cual Irlanda se encuentra en una situación más que delicada. El ‘efecto Irlanda’, esa desconfianza de los mercados, se ha contagiado a Portugal, Italia y también España. Para Zapatero dicha situación no se debe tan sólo a las intenciones de Merkel o a las reticencias de los inversores privados, sino a la propia e insostenible situación económica que atraviesa Irlanda, con un déficit del 30%.

Durante la cumbre en Seúl, los ministros de Economía de España, Alemania, Reino Unido, Francia e Italia emitieron un comunicado mediante el cual se pretendía calmar los ánimos de los inversores privados, asegurando que no se utilizarían fondos privados en caso de que se produjera un inminente plan de rescate. Para ello, afirmaron, se cuenta con el Fondo de Estabilidad, dotado con 750.000 millones de euros. Sin embargo, dicho fondo expira en 2013. Lo que ocurrirá después, no lo sabemos.


Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...