Los precios se mantienen estables en el mes de febrero

La inflación interanual se ha mantenido en el 2 % en el mes febrero después de cuatro meses consecutivos de caídas, según el indicador del índice de precios de consumo (IPC) publicado por el Instituto Nacional de Estadística.

Por lo que respecta al indicador del IPC armonizado (IPCA) -que mide la evolución de los precios en todos los países de la zona del euro-, la inflación interanual ha caído una décima en febrero respecto a enero, hasta el 1,9%.

Se adelantan así los datos sobre el IPC y el IPCA que se conocerán, de forma definitiva, el próximo 13 de marzo y que no suele variar a los ofrecidos por estos dos indicadores adelantados.

En el caso de que se confirme el 2% en el IPC, significaría que en el mes de febrero se han conseguido mantener los precios respecto a los meses anteriores, rompiendo así la caída que había iniciado la inflación en mayo, y sólo interrumpida en el mes de septiembre cuando la tasa aumentó una décima, tras cuatro meses consecutivos de bajada.

Los precios empezaron a incrementarse en octubre de 2010, cuando la inflación interanual se situó en el 2,3% pero fue en el mes de abril de mismo año cuando alcanzaron su máximo llegando al 3,8%. En mayo, el IPC comenzó su bajada y pasó del 3,5% de ese mes al 3% de agosto, tendencia que se rompió al mes siguiente.

Por otro lado, la balanza por cuenta corriente -que mide las transacciones de bienes, servicios, rentas y transferencias de España con el exterior-  sitúa su déficit en casi 40 mil millones de euros, un 17% en 2011 con respecto al año anterior. Practicamente la misma cantidad que se obtiene del déficit acumulado de la balanza comercial en 2011 y que representa un 15% menos que en 2010, según los datos publicados por el Banco de España.

Su disminución se debió principalmente al buen comportamiento del saldo comercial al que se le recortó un 15% de su déficit, como resultado de la diferencia entre las exportaciones y las importaciones de bienes, que aumentaron el año pasado el 16% y el 10%, respectivamente; y del saldo de servicios cuyo superávit incrementó un 27%, fundamentalmente por el aumento del turismo y los viajes a España, que cerraron el año con un saldo positivo de 30.611,2 millones, un 13,55% más que en 2010.

También contribuyó a reducir el saldo negativo de la balanza comercial la disminución en un 69% del déficit no energético, aunque la factura de la energía aumentó en un 16%, debido a que España importa más de lo que vende; y las transferencias corrientes, que compensaron la ampliación del déficit de rentas que incluye los intereses y dividendos pagados a la inversión extranjera y la remuneración de trabajos en el exterior que aumentó un 33%.

La balanza por cuenta corriente, no obstante, sigue siendo deficitaria, ya que el importe de los ingresos provenientes del exterior todavía es menor al de los pagos que debe realizar España.

Dentro de la balanza de pagos se registra también la cuenta financiera, que representa la deuda frente a terceros, que en 2011 originó salidas netas por valor de poco más de 68 mil millones, frente a las entradas netas de casi 29 mil millones de 2010. Unas salidas netas que fueron el resultado de las generadas por otras inversiones y, en menor medida, por las inversiones de cartera y las inversiones directas, que contrarrestaron las entradas netas procedentes de los derivados financieros.

La cuenta de capital, que recoge las transferencias de capital procedentes de la UE, tuvo un superávit de poco más de 5 mil millones, un 15% menos que un año antes y su diferencia con el déficit por cuenta corriente responde a la necesidad de financiación que tuvo la economía española en 2011 en unos 34 mil millones, un 18% menos que en 2010

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...