Los estadounidenses dejan a Obama sin margen

Los republicanos arrasan en las elecciones legislativas y se hacen con el control del Senado, comprometiendo todas las iniciativas pendientes del presidente Obama.

obama

Las elecciones legislativas de mitad de legislatura en los Estados Unidos han certificado el escaso crédito que el presidente Obama conserva entre la ciudadanía. Los republicanos se han hecho por primera vez desde 2006 con el Senado, la cámara más importante en materia legislativa, y han ampliado su ventaja en la Cámara de Representantes. En suma, el presidente ha perdido definitivamente el control del Congreso y afronta los dos últimos años de su mandato con las cámaras en contra. Sus reformas pendientes podrían no ver la luz.

A falta de conocer los recuentos finales en algunos Estados, los republicanos se habrían hecho con 54 escaños en el Senado (los mismos que venían controlando los demócratas desde 2010). En la Cámara de Representantes la derrota demócrata todavía es más sangrante, ya que los republicanos, que ya contaban con la mayoría, se acercan a los 250 escaños y dejan al partido del presidente muy por debajo de los 200. De este modo, asuntos como la reforma fiscal que eleve los tipos impositivos a las rentas altas se comprometen notablemente.

El presidente se comprometió a revisar el marco tributario estadounidense para exigir un mayor esfuerzo a los norteamericanos que más ganan, algo que fue contestado por los republicanos como electoralista e ineficaz. Ahora, Obama está obligado a transigir en algunos aspectos para sacar adelante el proyecto (si los republicanos no lo tumban por completo). Por otro lado, la reforma migratoria, cuyo componente más polémico es la legalización de numerosos inmigrantes ilegales que ya se encuentran en el país, podría ser otro punto de fricción.

De entrada, Obama ha asegurado que si las cámaras vetan su reforma las implementará mediante una orden ejecutiva, algo que históricamente ha sido visto muy mal por la ciudadanía. Igualmente delicada se presenta la aprobación de los dos próximos presupuestos, máxime con el recuerdo del acalorado debate sobre el techo de deuda y la amenaza creíble de sucumbir al llamado «precipicio fiscal». Los republicanos podrán imponer una mayor austeridad al presidente, lo que laminaría algunas de sus promesas en materia social.

Vía: Expansión.

Foto: Fabio Gaglini

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...