Los españoles anteponen los servicios públicos a las bajadas de impuestos

Un estudio de la Fundación BBVA afirma que los ciudadanos españoles son los más reticentes a perder servicios en sanidad o educación, por ejemplo, y lo anteponen a bajar impuestos

estado del bienestar

España nunca ha sido un país especialmente predispuesto hacia la economía de mercado. Históricamente, gobiernos de todo signo político han tendido a intervenir en la economía antes que liberalizar servicios y reducir el gasto público. Una tendencia compartida por la gran mayoría de países mediterráneos y que se ha convertido en un agravante más para la crisis económica. El gran estudio de la Fundación BBVA hecho público en el día de ayer confirma que la sociedad española sigue anteponiendo la calidad y alcance de los servicios sociales a la reducción de la fiscalidad. Con este posicionamiento, no es de extrañar que el Gobierno de España insista fehacientemente en corregir sus objetivos de déficit para 2013.

En dicho estudio, que lleva por nombre “Values and Wordlviews” y tiene alcance europeo, el 81% de los españoles consultados se muestra abiertamente favorable al mantenimiento de un gran Estado del Bienestar que comprenda amplias prestaciones en materia de sanidad, educación e infraestructuras, una cifra que supera en quince puntos la media europea. Los números ponen de manifiesto que España es la nación europea en donde menor aceptación tienen los ajustes presupuestarios y recortes del gasto social, pues un 69% de los encuestados está a favor de incrementar las partidas para subsidios. El porcentaje de europeos que considera que el paro es el principal problema a combatir se sitúa en el 34%, mientras que entre los españoles esta cifra se dispara hasta el 65%. El estudio también recoge el escaso optimismo hispano ante una hipotética recuperación.

Sin embargo, a la hora de repartir responsabilidad los españoles lo tienen muy claro: el 95% de los encuestados culpa a “políticos y banqueros” de la situación actual. El desafecto con los gobernantes contagia al propio sistema, ya que la valoración media del funcionamiento de la democracia apenas alcanza el 3,7 sobre 10, la cifra más baja de Europa junto con Italia. Respecto a las consecuencias de la crisis, un 70% de los españoles reconoce haber reducido drásticamente sus gastos en ocio y consumir habitualmente marcas blancas de los supermercados.

Fuente: ABC

Foto: Irekia

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...