Los demócratas se reorganizan para oponerse a Trump

El ex Secretario de Empleo con Obama, Tom Pérez, nuevo presidente del Partido Demócrata. Presenta un perfil moderado y un discurso más orientado a asuntos sociales.

trump

Las pasadas elecciones presidenciales norteamericanas dejaron un claro ganador, Donald Trump, pero también una notable derrotada, Hillary Clinton. El impacto anímico que recibieron los demócratas fue de tal calibre que han necesitado casi cuatro meses para renovar su estructura interna con vistas a responder a las acciones del nuevo presidente. El paso más importante en este sentido se vivió el pasado fin de semana, cuando el Partido Demócrata escogió a Tom Pérez, político de origen hispano, como el nuevo presidente de la formación.

Tom Pérez se impuso en las primarias del partido, en las que, a diferencia de las organizadas para elegir a los candidatos presidenciales y a otras instituciones, solo han participado los miembros del ‘establishment’. De este modo, Pérez ha vendido su candidatura como una figura de consenso y muy vinculada a la herencia de Barack Obama, en cuya Administración desempeñó el cargo de Secretario de Empleo. Precisamente, uno de los principales argumentos del nuevo presidente demócrata fueron los brillantes datos en materia laboral cosechados durante su paso por el Gobierno.

El triunfo de Pérez va justo en la línea contraria de la situación que se vive entre las filas republicanas. Si la inesperada victoria de Trump supuso la confirmación de que la élite del ‘Grand Old Party’ no era capaz de mantener las riendas, los demócratas han optado por una figura mucho más convencional. Pérez ha propuesto ‘volver a los orígenes’, una clara alusión a recuperar el discurso más social de su partido pero sin caer en el socialismo encubierto que defendió en las últimas primarias el senador Bernie Sanders.

El ya presidente del Partido Demócrata se impuso, de hecho, a un candidato directamente apoyado por Sanders y el ala más radical del partido, Keith Ellison. Aunque esta figura no tiene ni mucho menos el alcance público de los candidatos a presidir el país, parece evidente cuál es la hoja de ruta de los demócratas. No entrarán en la dialéctica del populismo, mantendrán su gran fuerza entre la creciente minoría latina y se preocuparán más por los trabajadores.

Vía: La Vanguardia.

Foto: © sgtphoto

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...