Los déficits públicos en la zona euro: 7 casos muy distintos

Frente al superávit alemán, España presenta el déficit más alto entre los ‘grandes’, Francia y Finlandia empeorarán e Italia, Irlanda y Grecia registran datos similares.

europa

El concepto de déficit público era prácticamente desconocido para el gran público hasta hace cuatro o cinco años. En ese momento, la magnitud de la crisis económica trajo a colación este extraño término que hace referencia al desajuste entre gastos e ingresos. Poco a poco, todos nos volvimos expertos por la fuerza y comenzamos a entender en su verdadera dimensión la naturaleza del problema. Hoy examinamos el déficit público de siete países representativos de la zona euro y, de paso, tumbamos algún que otro mito.

1. Alemania

Técnicamente, no es posible hablar del déficit alemán porque este no existe en la actualidad. Berlín cerró 2014 con un superávit del 0,3%, un dato que explica por qué la autoridad alemana en la cuestión no puede ponerse en duda. Además, los déficits germanos llevaban años en niveles mínimos: 0,1% en 2012 y 2013 y 1% en 2011. Ahora bien, Alemania tuvo su particular ‘crisis del déficit’ en los noventa, cerrando 1995 con un impresionante desajuste del 9,5%. Desde que existe el euro (2002), el peor dato lo registró en 2003 y 2010 (4,2%).

2. Francia

La segunda economía de la Eurozona tiene fama de adolecer de cierta tendencia a gastar más de lo que debería porque siempre encuentra algún motivo de peso para hacerlo (qué casualidad, ¿verdad?). París lleva más de cuatro décadas sin registrar un superávit en sus cuentas y la puesta en marcha de la moneda única no le ha servido como estímulo para paliar esta situación. Su déficit medio anual desde 2002 es de los más elevados de todo el club del euro: un 4,1%. En 2014 cerró con un 3,9% y para este año ya se ha apuntado que el gasto militar impedirá que se cumplan los objetivos.3. Italia

3. Italia

La octava economía mundial es el país de la zona euro en el que más ha caído el PIB desde 2008 tras Grecia, al tiempo que su deuda pública también es astronómica (132% en 2014). Sorprendentemente, sus déficits públicos no son tan abultados como cabría imaginar y el pasado año firmó un más que digno 3%, cumpliendo sobradamente el límite consensuado con Bruselas. En este sentido, Italia sí que se ha beneficiado de la entrada en el euro para ajustar sus cuentas. En los noventa registró un escalofriante déficit medio anual del 7,3%.

4. España

Nuestro país tiene una peculiar forma de controlar el déficit público porque fija objetivos distintos en cada administración. Fruto de este reparto y de las atribuciones de cada corporación, surgen periódicas polémicas sobre si los límites impuestos son o no justos. Además, el caso español es particularmente dramático porque constituye el deterioro más intenso en menos tiempo. Si en 2007 todavía existía un superávit del 2,2%, en 2009 el déficit era ya del 11%, un desplome único en la Eurozona. En 2014, el déficit fue del 5,9%.

5. Finlandia

Sin lugar a dudas, el caso más sorprendente para mucha gente. La crisis ha llegado más tarde al país nórdico y por ello los problemas en materia de déficit también. Solo así se explica cómo Helsinki está siguiendo una trayectoria diametralmente opuesta a la de la mayoría de países, con un déficit creciente año tras año: 1% en 2011, 2,1% en 2012, 2,5% en 2013 y 3,3% en 2014. Ahora bien, entre 1998 y 2008 Finlandia cerró todos los años con superávit.

6. Irlanda

La isla esmeralda podría presumir de ser el país que más ha reducido el déficit en los últimos años de no ser, precisamente, porque llegó a una situación límite. En 2009, Dublín anunció que su déficit era del 13,8%, doblando el ya elevado registro de 2008 (7%). En 2010, el Gobierno rescató al sector bancario y ello elevó su déficit un 20% adicional hasta dejarlo en el 32%. En 2011, pidió auxilio a Bruselas y comenzó a embridar sus cuentas. En 2014, el déficit era ya del 3,9%.

7. Grecia

Para desgracia de los griegos, no podían estar ausentes de esta comparativa. Si Irlanda pasa por ser el ejemplo de rescate exitoso, Grecia lo es de todo lo contrario. La pésima gestión pública del país y la mala planificación del rescate (con exigencias contradictorias por parte de la troika) llevó a Atenas a registrar un déficit de dos cifras durante cuatro años seguidos. En 2014, pudo respirar al conseguir un 3,6%.

Foto: Arthimedes

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...