Londres, capital de las finanzas convencionales y de las más heterodoxas

George Osborne quiere que Londres se convierta en la capital de las operaciones con Bitcoin, aumentando así el peso de la ciudad en las finanzas internacionales.

londres
El actual sistema monetario, basado en las emisiones de papel moneda avaladas por un banco central, se tornó hegemónico a partir de la Gran Depresión. Fue entonces cuando el presidente Roosevelt abolió el patrón oro con el propósito de llevar a cabo políticas económicas más expansivas. La utilización de estas divisas oficiales y respaldadas por gobiernos o instituciones internacionales (caso del euro) ha llegado hasta nuestros días sin toparse con ningún rival serio, al menos hasta la irrupción del Bitcoin.

Las monedas virtuales llevan varios años tratando de hacerse un hueco en un mercado en el que el dólar, el euro o la libra esterlina pasan por ser las divisas que utilizan la gran mayoría de los inversores (luego irían el yuan y el yen entre otras). Sin embargo, los principales gobiernos del mundo se han mostrado particularmente inquietos por el éxito de esta alternativa. No sorprende por tanto que la Unión Europea haya aconsejado no utilizar divisas digitales o que países como China o Rusia hayan prohibido su uso.

Frente a esta situación de desconfianza y persecución, Reino Unido parece haber apostado por la política inversa. Conscientes de que resulta estéril tratar de poner puertas al campo, las autoridades británicas contemplan la aprobación de una normativa bastante beneficiosa para los usuarios de Bitcoin. Así al menos lo ha expresado el máximo responsable de los asuntos económicos en el Gobierno de Cameron, George Osborne. El objetivo, convertir a Londres en el gran centro internacional de las transacciones que utilicen las monedas virtuales.

El propósito desde luego no carece de fundamento. Londres es en la actualidad una de las capitales más importantes en lo que a las operaciones corporativas y bursátiles se refiere. Un porcentaje muy elevado de las transacciones que se llevan a cabo en Europa tienen precisamente como sede a la capital británica. Llevar este poderío al terreno de las divisas digitales dejaría pingües beneficios en la ciudad del Támesis y por ende en el resto del país. La iniciativa de Osborne tendrá que sortear eso sí la oposición de Bruselas.

Vía: ABC

Foto: Carles Company Soler

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...