Las negociaciones entre Atenas y Bruselas se acercan a un tenso final

Tras una intensa semana marcada por las filtraciones y los desmentidos, las partes encaran los últimos días para alcanzar un acuerdo duradero evitar el impago griego.

grecia

El próximo 5 de junio el Gobierno de Grecia tiene que efectuar un cuantioso pago al Fondo Monetario Internacional (FMI) que, en caso de no producirse, acercaría notablemente la posibilidad de que el país heleno abandone, voluntaria o forzadamente, el club del euro. Con esta eventualidad planeando sobre el horizonte, las negociaciones entre Grecia y la UE se han intensificado y tensado de manera extraordinaria. Tras una semana plagada de comunicados y desmentidos, las discusiones se acercan a un final tan decisivo como incierto.

Con todo el fin de semana por delante, desde las dos partes implicadas se ha asegurado que la voluntad es alcanzar un acuerdo y que este sea más a largo plazo que los suscritos con anterioridad. Sobre la mesa, los mismos impedimentos de siempre. El Ejecutivo de Alexis Tsipras no se muestra partidario de implementar las medidas que Bruselas le exige y desde las instancias comunitarias no se contempla seguir suministrando oxígeno a Grecia sin compromisos firmes. Atenas ha intentado que la negociación fuera lo más política posible, pretensión cumplida solo en parte.

Como gesto de buena voluntad, desde el Gobierno griego se reemplazó al mediático Yanis Varoufakis por negociadores con un perfil más dialogante. Y es que, a pesar del fuerte tirón del académico heleno entre gran parte de la izquierda europea, sus intervenciones en el Eurogrupo y los foros comunitarios no contribuían precisamente a acercar posturas (por mucho que luego tratara de vender lo contrario en platós de distintos países). Este reemplazo ha beneficiado el diálogo, sí, pero no ha modificado los parámetros de una discusión que no ha salido del Eurogrupo.

Sobre la suerte de los 7.200 millones de euros comunitarios pendientes de desbloqueo para su envío a las arcas griegas, salta a la vista que todas las negociaciones han sido unificadas. La UE ya no acepta moratorias ni tratos muy parciales, por lo que las conclusiones que se alcancen en los próximos días han de ser duraderas y serán refrendadas en una reunión del Eurogrupo que, si es necesario, será convocado de urgencia.

Vía: El Mundo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...