Las claves del rescate de España

España ha pedido el rescate para sus entidades financieras. El gobierno español, encabezado por Mariano Rajoy, ha solicitado una ayuda de 100.000 millones de euros para rescatar al sistema bancario. La ayuda la solicita el Estado y se canaliza a través del FROB. España deberá cumplir con las condiciones de Europa.

Tras la reunión de los ministros de Finanzas de la Unión Europea en la que se definía el rescate a España, la rueda de prensa de Mariano Rajoy celebrada el pasado domingo causó gran expectación. La comparecencia del presidente del gobierno intrigaba por la manera en que definiría la ayuda económica. Sorprendentemente, el líder del Partido Popular definió el rescate como una buena noticia para España y para los españoles, pues se sentaban las bases para el crecimiento económico del país y la creación de empleo, punto de máxima preocupación para la población. Aquí fue donde las contradicciones del gobierno se hicieron más visibles que nunca.

Luis de Guindos, ministro de Economía de España

El día anterior, el ministro de Economía, Luis de Guindos había afirmado que el préstamo de la Unión Europea computaría como parte de la deuda pública española, por lo que afecta sobremanera a la calidad de vida de los españoles, que verán cómo para pagar este préstamos las autoridades tendrán que recurrir a la subida de impuestos y a nuevos ajustes (retraso de la edad de jubilación, despido de funcionarios, cierre de sucursales bancarias, etcétera).

Aunque los responsables políticos han afirmado que serán los bancos los que tengan que devolver el dinero a Europa, pasando antes por el Estado, muchos dudan sobre la manera en que se va a pagar la deuda. Es aquí donde se encuentra la clave para entender todo este asunto. Los políticos del Partido Popular, que siempre han defendido la solvencia de la economía española, no han afirmado que se haya producido un rescate, sino una ayuda a la banca solicitada por el propio gobierno. Por lo tanto, deberíamos decir que el rescate a España no ha sido al propio Estado, sino a su sistema financiero. Como si dijéramos, un rescate parcial.

Sin embargo, el problema reside en la manera en que se va a solventar esta deuda con Europa. Y es que la incapacidad de los bancos por hacer frente al rescate puede derivar en una crisis de la deuda muy seria. Por si no fueran poco los 500 puntos básicos que merodeamos constantemente. Aunque la prima de riesgo ha bajado y el Ibex 35 se ha disparado tras conocer la noticia del rescate, el problema sigue ahí. El sistema financiero español más que un rescate necesita una total reconversión: deshacerse del negocio inmobiliario y ensanchar las miras de negocio. Y como es imposible la nacionalización de todas las entidades, se ha de pedir ayuda a Europa.

Foto: worldeconomicforum

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...