Las claves del éxito de Daniel Zimmermann en la localidad alemana de Monheim

El joven regidor de Monheim ha acabado con la deuda municipal en apenas una legislatura gracias a una intensa bajada de impuestos a la actividad empresarial.

monheim
Pasar una tarde analizando los balances de gestión de la gran mayoría de los ayuntamientos españoles puede provocar insomnio durante varias noches. Deuda pública disparada, aluvión de facturas pendientes, numerosas obligaciones de pago a corto plazo, servicios públicos deficientes… Los problemas se multiplican sin que ningún alcalde de una gran ciudad pueda vanagloriarse de su gestión (a lo sumo, puede decir que su ciudad no está tan mal como otras). Con semejante panorama, resulta imposible no sentir curiosidad por el alcalde alemán que redujo a cero la deuda consistorial.

Daniel Zimmermann, un joven regidor de 32 años, puede vanagloriarse de haber suprimido la deuda municipal en tan solo cinco años y de contar con 132 millones de euros de superávit en las arcas de Monheim, una localidad de 43.000 habitantes. La singladura de Zimmermann al frente del consistorio comenzó en 2009, cuando se presentó a las elecciones con un partido creado por él mismo y en el que figuraba como principal preocupación la reducción de la deuda pública. Aquella primera y sorprendente victoria lo catapultaría mediáticamente.

Sin embargo, lejos de quedarse como un simple vendedor de humo que prometía lo imposible con tal de alcanzar el poder, este profesor de francés y física impulsó un ambicioso plan fiscal orientado a convertir a Monheim en la sede ideal para las grandes empresas. De este modo, bajó drásticamente los impuestos a la actividad económica que dependen del ayuntamiento y el saneamiento de las cuentas municipales fue casi inmediato. Empresas alemanas y extranjeras hicieron las maletas hasta esta localidad situada en el Estado de Renania del Norte-Westfalia.

Por supuesto, la agresiva política fiscal de Zimmermann le ha granjeado las críticas de los alcaldes de las localidades más próximas, entre las que destaca Düsseldorf, la capital del Estado. Para estos regidores, su homólogo ha convertido a Monheim en un paraíso fiscal y sus respectivas ciudades han perdido parte de su tejido empresarial atraídas por las benévolas condiciones que encuentran allí. Los vecinos de Monheim no tienen dudas: Zimmerman fue reelegido con el 95% de los votos.

Vía: elEeconomista

Foto: Alexpictious

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...