La UE y Reino Unido negocian la permanencia de este último con posiciones dispares

El referéndum sobre la permanencia británica en el marco comunitario despierta una gran inquietud en Bruselas, que busca que Cameron haga campaña a su favor.

reino unido

David Cameron es uno de los grandes protagonistas de 2015. Por un lado, su inesperadamente contundente triunfo en las elecciones generales de mayo fue uno de los grandes mazazos a las esperanzas puestas por la izquierda en el intenso calendario electoral del año. Por otro, los datos macroeconómicos del Reino Unido confirman al país como uno de los más pujantes de Europa, reforzando así la posición de su Primer Ministro ante la Unión Europea. Y es aquí donde han arrancado las negociaciones para evitar la salida británica.

La no permanencia del Reino Unido dentro de la UE supondría el mayor golpe jamás dado al proceso de integración europea. Sus implicaciones serían mucho mayores que la decisión de no desprenderse de la libra esterlina y obligaría redefinir el marco de relaciones en el Viejo Continente. Con la confianza en que no se produzca el ‘Brexit’ (término que hace referencia a ‘Britain’ y ‘Exit), las autoridades de Bruselas van a plantear sus primeras medidas políticas y economícas para reacomodar a Londres en el marco comunitario.

Dado que el referéndum está previsto para 2017 y Cameron ha anunciado que en ningún caso lo retirará, lo que está en juego es que el líder del Partido Conservador pida el ‘sí’ a la permanencia en Europa, algo casi indispensable para que esta se materialice. La UE no quiere tocar los grandes tratados y busca una fórmula similar a la que se aplica con Dinamarca. Entre los privilegios daneses destacan el mantenimiento de la corona y la no participación del país nórdico en los asuntos comunitarios de Defensa, Interior y Justicia.

Por consiguiente, lo que se persigue es lograr un acuerdo en el que primen los temas económicos, que constituyen asimismo el verdadero objeto de debate de cara al referéndum. No sería la primera vez que una consulta decisiva para la historia del Reino Unido se dirime por motivos de financiación, como pudo verse en el ‘No’ a la independencia de Escocia en 2014. Algunos analistas estiman que las cesiones a Cameron pueden alentar otros movimientos nacionales similares.

Vía: El País.

Foto: niroworld

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...