La senda de la recuperación no admite atajos

Financial Times alaba nuestra estabilización económica y augura un crecimiento sostenido a partir de 2014. El paro y la deuda, las grandes rémoras.

finantial times

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2014 siguen trayendo cola incluso a nivel internacional. El Financial Times ha dedicado un voluminoso artículo a analizar en profundidad los datos, indicios y tendencias que vislumbran que España ha iniciado ya su recuperación económica. Bajo el elocuente título de «Semillas de recuperación», el rotativo británico se desmarca de las calumniosas publicaciones de su compatriota The Economist y da un voto de confianza a España. Este espaldarazo debería servir para adoptar las cruciales reformas estructurales que siguen pendientes.

Desde luego, el Financial Times no se deja llevar por la euforia. Reconoce sin ambages que nuestra economía tocó fondo en 2012 y que 2013 ha supuesto la estabilización necesaria para encarar un crecimiento que se agudizará en 2014. Ello no resulta óbice para que el diario inglés avance que tal camino hacia la recuperación será lento y que puede que el grueso de los españoles no aprecien dicha mejoría hasta 2015. Precisamente, este es el aspecto que más preocupa al Gobierno, pues en mayo de 2015 hay unas elecciones autonómicas y municipales en las que podría sufrir un duro desgaste.

El coste político de haber apuntalado la recuperación económica será no obstante bajo si se compara con el innegable cambio de tendencia de la economía española. El Financial Times apunta en este sentido que España ha sido el «alumno aventajado» de las directrices comunitarias para salvar el euro. Ciertamente, el hecho de haber mejorado de forma tan apreciable aspectos como la prima de riesgo o las exportaciones han sido también un reconocimiento para Bruselas.

En cualquier caso, el medio británico muestra sus dudas sobre las dos «bombas de relojería» adosadas en la base de nuestra economía: paro y deuda. El hecho de contar con un 26,26% de índice de desempleo y con un endeudamiento superior al 94% no constituye desde luego una carta de presentación demasiado halagüeña. Urge por tanto revisar la gestión pública para atajar el alarmante aumento de la deuda soberana y seguir ganando competividad.

Fuente: elEconomista.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...