La rentabilidad de los depósitos sigue sin tocar fondo

Los bancos siguen reduciendo los intereses que ofrecen por los productos de ahorro estimulados por la baja inflación y las decisiones de los bancos centrales.

depositos

Cuando a comienzos de 2013 el Banco de España «invitó» a las entidades bancarias a reducir los tipos de interés que ofrecían a sus depositantes, pocos podían prever cuán grande sería la caída de la rentabilidad del producto de ahorro por excelencia. La tormenta perfecta que siguió a aquella decisión (sucesivas bajadas de tipos por parte del BCE, caída de los precios al consumo, menores necesidades de financiación por parte de los bancos…) ha dejado a los depósitos como simples cuentas remuneradas independientemente del plazo.

2014 comenzaba con el interés medio de los depósitos a un año o menos en el 1,21%. Diez meses más tarde, la rentabilidad ha caído hasta el 0,67%, prácticamente la mitad. Tampoco los depósitos con vencimiento a dos años salen bien parados, pues el interés ofrecido a los ahorradores pasa del 1,56 al 0,97%. Ante esta realidad, los depositantes se han quedado sin alicientes para optar por estos productos más allá del blindaje que ofrecen a su dinero. Ahora solo cabe preguntase hasta dónde puede caer la rentabilidad.

El consenso de los analistas es que esta caída no se detendrá en el corto plazo y que las entidades que ofrecen mejores ofertas acabarán igualándose con el resto. ING Direct por ejemplo ofrece una rentabilidad máxima en sus depósitos a trece meses del 1%, siendo preceptivo depositar como mínimo 10.000 euros. Por otro lado, los bancos que ofrecen mayores intereses suelen exigir importes notablemente más elevados. Banco Finantia Sofinloc ofrece un considerable 2,25% a tres años a partir de 100.000 euros.

Novo Banco por su parte ofrece un 2% a doce meses a partir de 50.000 euros, idénticas condiciones que ofrece el Banco Pichincha. La gran banca (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia…) se ha decantado mayoritariamente por restar atractivo a sus depósitos y centrarse en otros productos. En conclusión, el actual contexto reconvierte a los depósitos en simples cámaras acorazadas donde conservar nuestro dinero. Los intereses ofrecidos compensan únicamente la baja inflación, pero en ningún caso permiten conseguir beneficios por nuestro capital.

Vía: Cinco Días

Foto: Emilian Robert Vicol

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...