La presidencia del Eurogrupo, en el aire

El socialdemócrata holandés Dijsselbloem podría perder su condición de ministro tras el desplome electoral de su partido, lo que complicaría su continuidad al frente del Eurogrupo.

eurogrupo

Tal y como analizamos en Empresayeconomia.es, las elecciones generales holandesas frenaron de manera contundente el ascenso electoral de la extrema derecha europea pero esta no fue la única gran noticia que nos dejaron los comicios. En un plano elocuentemente secundario, habrá quien diga que incluso terciario, el descalabro de la socialdemocracia también se llevó algunos titulares. El PvdA pasó de 38 a 9 diputados y de segunda a séptima fuerza política. Este hundimiento puede tener consecuencias de gran calado en el funcionamiento de una institución clave de la UE.

La presidencia del Eurogrupo recae en estos momentos en el holandés Jeroen Dijsselbloem (PvdA), que la revalidó hace menos de dos años frente al candidato español Luis de Guindos. Ministro de finanzas de los Países Bajos desde 2013 en el Gobierno del claro vencedor de las últimas elecciones, Mark Rutte, Dijsselbloem podría perder su cartera de acuerdo con el nuevo reparto de poderes. Rutte tiene que conformar un Gobierno en el que participarán un mínimo de cuatro partidos y los socialdemócratas serían los socios menos relevantes.

Por consiguiente, no parece razonable que el ministerio de Economía, uno de los más importantes en cualquier Ejecutivo, quede en manos de un partido que apenas ha conseguido el 5,7% de los votos. Dijsselbloem se enfrenta a la posibilidad de que el primer ministro ceda su cartera a algún aliado más potente, como los conservadores de la CDA o los liberales progresistas del D66. Y las normas del Eurogrupo son claras: el presidente de la institución debe ser ministro de finanzas nacional.

A partir de aquí, las interpretaciones son muy variadas. Algunos miembros del Eurogrupo creen que Dijsselbloem podría continuar incluso perdiendo su condición de ministro porque es el actual presidente, lo que le exonera de ese requerimiento. Ciertamente, el holandés cuenta con aliados poderosos y su figura está bien considerada en Bruselas. Otras voces, en cambio, creen que su continuidad sería, sencillamente, injusta. Con todo, nadie quiere abrir el melón de una nueva elección en la presidencia. De este modo, la decisión final recaerá sobre Rutte.

Vía: El País.

Foto: © vverve

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...