La inversión de China en Estados Unidos se reduce drásticamente

Las cifras de inversión de China en Estados Unidos se reducen de forma sensible incluso antes del problema entre ambas naciones.

China en Estados Unidos

China y Estados Unidos habrán tenido (y tienen) sus diferencias, pero está claro que de una u otra manera se necesitan mutuamente, especialmente en lo económico. Por ello no es precisamente una buena noticia para Norte América saber que la inversión de China en su nación ha caído de forma drástica en el pasado año 2017.

La bajada fue de un 36% y tal y como los expertos avisan, esto es algo que ha ocurrido antes del rifirafe que están teniendo ambos países y que ha desatado muchas discusiones en las últimas semanas. Dicho de otro modo, cuando se analicen los detalles de la inversión de China en Estados Unidos correspondiente a 2018 (ya el próximo año 2019), es posible que los resultados no sean solo peores, sino terriblemente peores.

La inversión realizada por China en 2016 fue de 46,5 mil millones de dólares y en 2017 la cifra se redujo a 29,7 mil millones. Ahora que Donald Trump ha decidido poner a China contra las cuerdas, como decimos, los resultados aún se espera que bajen más.

El presidente norteamericano ha puesto nuevas tarifas a las importaciones de acero y aluminio y también ha impuesto tarifas extra en productos chinos para compensar el robo de propiedad intelectual al que se han visto sometidos. En China, por su parte, están poniendo más controles sobre el dinero que se saca del país para realizar adquisiciones en territorio de Estados Unidos. La adquisición internacional de negocios como hoteles, centros de entretenimiento y clubs deportivos se ha comenzado a controlar de manera más exhaustiva y va a ser algo que continúe reduciendo el volumen de inversión que realizan los chinos en Estados Unidos.

Para los estadounidenses esto es malo y un problema serio, dado que en los últimos años se han registrado operaciones muy beneficiosas en las que los compradores han sido profesionales chinos. Si no hubiera sido por ellos algunas operaciones de venta habrían acabado muy mal y eso es algo que ahora posiblemente no se repetirá con el mismo nivel de facilidad. Teniendo esto en cuenta es posible que la situación llegue a un punto de no retorno, dado que hay un aumento de presión y tensión entre los dos países en cuanto a la forma en la que están colaborando.

Ya en 2017 hubo una gran cantidad de operaciones entre norteamericanos y chinos que terminaron quedando desiertas y si esto sigue igual la tendencia no será nada buena en los próximos años.

Foto: PublicDomainPictures

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...