La influencia de la revolución verde en la economía

Analizamos cómo afectará la revolución verde a la economía

La influencia de la revolución verde en la economía

La Organización Meteorológica Mundial ha anunciado recientemente que las emisiones de CO2 alcanzaron un nuevo máximo histórico en el año 2018. Con la celebración de la Cumbre del Clima en Madrid el pasado mes de diciembre y la declaración de emergencia climática por parte de de Europa, los titulares en los diferentes medios de comunicación acerca del deterioro del medioambiente son continuos. Más allá del impacto social, este tipo de declaraciones y titulares tienen una gran influencia en el panorama tanto financiero como económico.

La inquietud acerca del cambio climático va mucho más allá de la demanda de los accionistas a favor de la implementación de políticas medioambientalmente responsables por parte de las compañías y la preferencia que muestran los inversionistas por los activos verdes. Los expertos consideran que el impacto a nivel económico del cambio climático es uno de los principales riesgo a futuro para las empresas actuales y los bancos centrales. El tiempo apremia, y las dudas acerca del cumplimiento de los Objetivos de París son cada vez mayores.

En el ámbito financiero, del mismo modo que en la comunidad científica experta en cambio climático, existe un gran consenso. Nadie conoce a ciencia cierta lo que sucederá en el futuro, de forma que la economía será verde, o no será. Sin embargo, hasta lograr un modelo 0 emisiones contaminantes, el camino está plagado de riesgos y amenazas para el sistema. Un camino en el que habrá grandes ganadores, quienes consigan adaptarse a los cambios, y también perdedores. Lo que está claro es que se ha iniciado una nueva era, con un cambio de tendencia. Y ya no hay vuelta atrás.

Hay algunos negacionistas del cambio climático, con Donald Trump como principal exponente. Sin embargo, la unanimidad es prácticamente total. La gran mayoría de expertos y representantes políticos coinciden en que el fenómeno perjudicará a la actividad económica. Si los riesgos y amenazas llegaran a materializarse, afectarían en gran medida a las diversas macromagnitudes que componen el PIB: consumo, gasto público, inversión, exportaciones e importaciones. Por lo tanto, las consecuencias sobre el mercado de trabajo y el estado del bienestar serían inevitables.

Por su parte, Álvaro Cabeza, director general en Iberia de UBS Asset Management, explica que los fenómenos meteorológicos extremos, como las sequías o las inundaciones, afectan a la estabilidad financiera, perjudicando gravemente a los sectores de seguros y bancario.

Las pérdidas económicas mundiales relacionadas con fenómenos meteorológicos alcanzaron casi los 450.000 millones de dólares en el año 2018.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...