La Inflación

El control de precios es una de las políticas más importantes para los gobiernos del mundo entero. Sin embargo, es claro como en los últimos años se ha presentado una marcada tendencia a sacrificar la economía en pro de una estabilidad de la inflación, muchas veces en costa del sano desarrollo de aparato productivo.

La inflación es un fenómeno económico  que consiste en un aumento general e incesante de los precios de los bienes y servicios producidos y vendidos por la economía de un país. Ésta  se manifiesta a través de la reducción en el poder adquisitivo, ósea la  disminución del valor del dinero. Por lo tanto, es una elevación de los precios con relación a la cantidad de bienes y servicios que se pueden comprar con el mismo.

La inflación se mide por el índice de precios al consumidor y el índice de precios al productor . Éstos indicadores calculan el crecimiento promedio de los precios en los bienes y servicios a través del tiempo.  Cuando la  inflación se hace menor,  no significa que los precios van a disminuir, si no  que el aumento de los precios será menor. El precio de los productos se constituye según dos factores: La oferta o producción de bienes y servicios y la demanda de aquello que la población necesita o requiere como alimentarse, vestirse, divertirse, entre otras necesidades. Cuando se desequilibran estos dos factores aparece la inflación.

Existen dos tipos de inflación, la moderada que se manifiesta en el incremento lento de los precios, y la galopante, cuando los precios se incrementan de dos a tres dígitos por año. Cuando ésta llega a establecerse en la economía surgen grandes cambios, pues  el dinero pierde su valor de forma rápida.

Este fenómeno, como todos los procesos sociales y económicos,  es complejo y se inicia por diferentes causas, que deben tratar de solucionarse de acuerdo a la situación que se esté enfrentando. Entre las raíces de la inflación se encuentra el desequilibrio en  la oferta y la demanda. Cuando la demanda de los bienes y servicios supera la oferta disponible de los mismos,  o cuando la oferta está delimitada por la baja productividad o por restricciones del mercado, una subida en los precios se presenta en la economía.

Un ejemplo de esto es cuando el gobierno se desarrolla económicamente y comienza a construir carreteras, colegios  u hospitales y a apoyar  la producción de alimentos. En este caso, la inflación se presenta de dos formas: por costos, pues hay aumento en la demanda de bienes para la producción o comercialización de los productos, y también por aumento de demanda, ya que hay un incremento en el salario de los trabajadores. A más y mejores salarios, más compradores para una oferta limitada.



No obstante, este proceso inflacionario es controlable y normal dentro de cualquier economía que tenga un crecimiento, dado que todo aumento en el Producto Interno Bruto debe ir acompañado de una gradual y moderada subida de precios. Así mismo, es importante que el desarrollo económico aumenta la demanda por productos, pero también la oferta de los mismos, lo que hace que se equilibre la inflación.

Causa muy diferente y preocupante para un país, es cuando la inflación se desata porque el gobierno desarrolla políticas monetarias produciendo más dinero del requerido para que funcione la economía. La capacidad de emitir moneda es un elemento de mucho cuidado para los países, puesto que su descontrolado uso puede llevar a procesos inflacionarios que arrasen con toda la economía.

Para contrarrestar la inflación los gobiernos desarrollan diferentes políticas monetarias en las que se encuentran reducir el dinero circulante para que los consumidores compren menos bienes y servicios, o subir las tasa de interés, esto con el propósito de que la gente en vez de consumir ahorre o invierta. El lado negativo de esta medida es que puede provocar desempleo y estancación en el crecimiento de la economía.

Cuando la inflación no puede controlarse al no existir planeamiento económico, ocurre algo que se define como fenómeno hiperinflacionario, en el cual la moneda pierde su valor y unidad de medida. En pocas palabras este proceso es la destrucción de la moneda y por ende de la economía de un país. Este fenómeno se ha presentado en Alemania, Argentina y Rusia.

En el caso del país austral, el absurdo de la situación fue tan preocupante que hubo que recurrir a la caja de conversión, medio por el que el peso argentino se ataba al dólar norteamericano en relación de uno a uno, logrando estabilizar los precios del país gaucho. El milagro económico de Domingo Cavallo y de Menem fue estudiado por todo el mundo financiero, quienes establecieron a sus creadores como genios de la economía, dado que gracias a esto, Argentina tuvo una década de los años noventa como un país del primer mundo.

De lo anterior es importante resaltar que controlar la inflación es un elemento de vital importancia para el crecimiento y desarrollo de la economía de un país; pero los recuerdos del pasado parecen haberse quedado implantados con mucha fuerza en la mente de los tomadores de decisiones en la economía mundial. Actualmente, el mundo entero es absolutamente esclavo de la inflación, sacrificando en muchos casos el aparato productivo de todo un país, en pro de mantener estables los precios.

Sin contar a los Estados Unidos y Venezuela, en el mundo entero la tasa de interés, el gasto e inversión pública, así como el nivel del salario mínimo, son todos manejados y estudiados de acuerdo a su impacto en el nivel de precios. Prácticamente los encargados de las finanzas y economía de una nación están allí para controlar la inflación; no en pro de acabar la pobreza y elevar el crecimiento del país.

Como se mencionó anteriormente, es necesario y parte de los procesos de crecimiento y desarrollo económico, una controlada subida de los precios. No obstante, cuando los gobiernos del mundo ven que el indicador va en aumento, frenan la economía con aumentos en la tasa de interés o reducción del gasto público, con el fin de poder congelar la economía, y como consecuencia, la inflación.

Frente a esto pareciera ser más lógico enfocar todo el poder del gobierno o del Estado a eliminar la pobreza, el analfabetismo o el hambre en una nación. No obstante, es la desgracia de los más necesitados, que no sólo nacieron en las peores condiciones, sino que además a nadie le importa lo que pase con ellos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...