La inflación cambió drásticamente de tendencia en 2016

El IPC se disparó un 1,6% en diciembre tras el 0,7% registrado en los dos meses anteriores. El resto del año se había situado en negativo.

inflacion

A finales de 2013, las presiones deflacionistas empezaron a hacerse muy evidentes en la zona euro en general y en España en particular. La superación de la crisis económica estaba siendo lenta (de hecho, acababa de iniciarse en nuestro país) y salarios y precios todavía no habían detenido totalmente su caída. A mediados de 2014, la tendencia se agudizó notablemente por el inicio de la espiral bajista en el mercado de petróleo. Ello acabó generando tasas de inflación negativas persistentes y no vistas en varias décadas.

Esta dinámica se rompió en 2016 y lo hizo de una manera bastante más agresiva de lo esperado. Los datos del pasado mes de diciembre muestran un considerable repunte del IPC del 1,6%, fruto de una oleada de subidas de precios durante el último mes del año. Solo así se explica cómo el IPC creció nueve décimas desde el 0,7% registrado tanto en noviembre como en octubre. Es más, en los nueve meses anteriores se habían registrado tasas negativas, algunas tan destacadas como el -1,1% de abril.

Por consiguiente, el dato de diciembre genera cierta inquietud pero debe tomarse con cautela. Es posible que la concatenación de una serie de hechos puntuales haya derivado en un alza de los precios que no se sostendrá mucho más allá en el tiempo, al menos con semejante intensidad. En este sentido, resulta particularmente útil fijarse en la inflación subyacente, la que excluye los productos cuyos precios resultan más volátiles. Este indicador muestra una tasa del 1%, con un repunte de tan solo dos décimas entre noviembre y diciembre.

En cualquier caso, es evidente el cambio de signo en los precios y ello resulta totalmente lógico por la reanimación del mercado petrolero, que creció con relativa fuerza en 2016. También han influido, en línea con lo advertido por el Banco de España, las alzas salariales que han seguido registrándose durante el pasado año (los sueldos ya subieron en 2015). Por último, el ambicioso programa de compras de bonos del BCE, el QE, también ha contribuido al giro inflacionista.

Vía: El Confidencial.

Foto: © Waldemarus

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...