La historia de la lotería en España

Desde siempre la lotería ha ayudado a España a obtener más fondos a través de lo que se considera un impuesto indirecto.

Lotería en España

Si hablamos de economía en España y lo hacemos desde un punto de vista alternativo al más frecuente, es inevitable que debamos hacer una mención a la lotería. En especial tenemos en cuenta que se acerca la Navidad, uno de los periodos del año en los que más lotería se consumo y creemos que es una buena oportunidad para echar una mirada al pasado. ¿Cómo nació la lotería en España y quién se responsabilizó de su introducción en el país?

La lotería no es algo que se inventara en España, sino que la inspiración vino del sistema similar que anteriormente se había establecido en Nápoles. El por aquel entonces rey del país, Carlos III, fue quien decidió que la lotería entrara en nuestro país, dado que sería una manera alternativa de recaudar impuestos para el país de una manera totalmente distinta. ¿Por qué apretar más al ciudadano cuando podías venderle sueños de fantasía a cambio de un gasto que sería, en realidad, un impuesto recaudado de otra manera?

El concepto estaba claro y parecía de éxito seguro tal y como lo acabó siendo. La aprobación del decreto de la lotería se produjo a final del mes de septiembre del año 1763 del puño y letra del marqués de Esquilache bajo petición del rey.

Desde que se introdujo la lotería las familias vieron una forma de soñar con un futuro que posiblemente no alcanzarían, dado que las oportunidades de triunfar y ganar eran menores a medida que participaba más gente. Y lo que ocurrió es que con el paso del tiempo indudablemente cada vez participaban más personas. Los premios aumentaban, pero no las oportunidades de ganar. Al mismo tiempo también crecían los beneficios que recaudaba el país, así que en ese sentido la situación era formidable. Unas monedas permitían a los ciudadanos de la época soñar con riquezas y vidas totalmente distintas a las que tenían. La lotería no dejaba de lado a nadie.

Haciendo la loto

Con el paso de los años la lotería fue evolucionando, añadiendo más premios y formas de ganar, pero respetando el sistema que le había dado el éxito al gobierno de la época. La decisión de Carlos III ayudó a la nación en ese momento y su decreto se mantuvo con el paso de las épocas y de las generaciones. De momento nadie se plantea eliminar la lotería, aunque sabemos que la sociedad aborda cambios importantes en cuanto a lo moralmente respetable y quién sabe si terminará convirtiéndose en objeto de crítica en el futuro.

En la actualidad no toda la sociedad española participa en los sorteos de lotería, pero sí una buena parte. Se puede hacer por tradición familiar, por el sueño de conseguir un premio que permita cambiar de vida o por rutina. Hay quienes no están a favor de ella debido a que vende humo a personas que no tienen medios para permitirse ese tipo de gastos, dado que su economía ya es ajustada de por sí. Otros justifican un pequeño gasto que no sacará a nadie del agujero a cambio del placer y la alegría que permite mantener vivo el espíritu del sueño del cambio. Son distintas opiniones y polos opuestos que han ido perdurando a lo largo de las épocas, pero está claro que sea cual sea la opinión que tengamos de la lotería se trata de un negocio que funciona.

Para el estado es un negocio favorable, dado que se lleva un porcentaje de los premios y de la recaudación. No es algo que no se haga en otras partes del mundo y en realidad, dependiendo de cómo lo miremos, podemos reconocer que cada año hace felices a unas pocas personas a las que les toca el premio y pueden, finalmente, hacer sus sueños realidad. Porque quizá sea cierto aquella frase que dice que el dinero no da la felicidad, pero la realidad es que no podemos decir si es verdad o no, al menos hasta que nos toque la lotería. En ese momento es cuando se puede ver qué significa el dinero. Y quizá no dé la felicidad, pero en realidad sí ayuda a vivir mejor.

Antes de terminar queríamos hacer un inciso sobre la historia de la lotería. Nos hemos concentrado en su origen en España, pero no hemos ido un poco más atrás. Antes de terminar con el tema sí diremos que los primeros indicios de la existencia de la lotería datan de China, más exactamente de la dinastía Han, entre los años 205 y 187 antes de Cristo. Posteriormente las adoptaron los romanos, aunque estos lo hacían sin que hubiera que pagar por las participaciones. El éxito que tuvo en China, que sirvió para financiar la construcción de la Gran Muralla, llevó a que la idea de la lotería fuera recorriendo el mundo como lo último de lo último en recaudación de impuestos indirectos.

Foto: meineresterampeHermann

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...