La compleja maniobra del Gobierno para reducir el déficit

El Gobierno planea modificar el calendario de pagos adelantados del Impuesto de Sociedades para reducir el déficit este año antes de la posible sanción.

deficit

Muy probablemente, a estas alturas el lector ya habrá escuchado todo tipo de interpretaciones sobre las medidas con las que el Gobierno de España espera reducir el déficit y esquivar o reducir la sanción por el incumplimiento de 2015. En un primer momento, no pocos comentaristas pusieron el grito en el cielo porque se entendió que el Ejecutivo en funciones planeaba subir el Impuesto de Sociedades. Así lo interpretaron, al menos, algunos de los principales medios del país. No obstante, esto resulta bastante inexacto.

La información de la discordia surgió de unas declaraciones del ministro de Economía en funciones Luis de Guindos en la última reunión el Ecofín. El ministro aludió a la posibilidad de modificar el actual formato de pagos fraccionados que comprende el Impuesto de Sociedades. Rápidamente, distintos medios entendieron esto como un eufemismo para justificar un alza en dicho tipo impositivo. En realidad, lo que De Guindos había dicho era que se iba adelantar el cobro de dichos pagos fraccionados para que la recaudación de ese tributo computara dentro del ejercicio 2016.

Con esta maniobra, el Gobierno conseguiría mayores ingresos en el ejercicio fiscal en curso que, supuestamente, le permitirían reducir el déficit público y acercarse al objetivo previsto para este año y que ahora mismo parece a todo punto inalcanzable (3%). Con la recaudación más temprana de estos pagos o, lo que es lo mismo, un mayor desembolso de las empresas en los primeros pagos de este impuesto, se producirá una reducción de la liquidación final. La empresa paga exactamente lo mismo pero modificando el calendario de los devengos.

Entre 2012 y 2014 ya se habían realizado modificaciones en este sentido para que las compañías más grandes adelantaran sus pagos. De acuerdo con la legislación española, las empresas deberán presentar dicha liquidación durante los siete meses siguientes al cierre del último ejercicio contable, que suele ser el 31 de diciembre de cada año. Previamente, las sociedades ya han realizado distintos pagos a cuenta y ahora se adelantaría más el proceso. En consecuencia, por ahora no hay subida fiscal.

Vía: Elblogsalmón.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...