La austeridad sigue sumando críticas

Organismos como el FMI o el fondo PIMCO ponen en cuestión las políticas de austeridad rigurosas que Europa está llevando a cabo para salir de la crisis

recortes

La pasada semana nos sorprendió la noticia de que el famoso estudio de los académicos Reinhart y Rogoff, que ligaba austeridad con crecimiento y que ha servido de sostén teórico para los paladines de la ortodoxia económica, contenía varios errores en sus tablas. Independientemente de esta anécdota, la férrea política de austeridad impuesta como medicina a los problemas de las economías periféricas está siendo abiertamente cuestionada. Organismos como el FMI han señalado que demasiado rigor ralentiza el crecimientoy empeora las previsiones. El último en sumarse a las críticas ha sido Bill Gross, cofundador del fondo PIMCO.

El famoso inversor ha asegurado que la austeridad a corto plazo, lejos de mejorar la percepción de los inversores, provoca el efecto adverso. A juicio de Gross, los potenciales compradores de bonos de deuda soberana se muestran reticentes ante la idea de que los países laminen cualquier opción de estímulo. El exceso de austeridad agrava los efectos de la crisis, ya que limitar el volumen de inversión pública en sectores estratégicos propicia la recesión. En cualquier caso, la polémica entre liberales ortodoxos e intervencionistas no es nueva, aunque en las últimas semanas se haya colocado en plena actualidad. Cabe señalar que PIMCO ha recibido numerosas críticas durante la crisis por estimular comportamientos especuladores que han tenido un pernicioso efecto sobre la economía mundial.

Bill Gross también encuentra relación entre la política económica marcada por el eje Berlín – Ámsterdam – Helsinki y la escalada de la prima de riesgo. Según se desprende del comportamiento de los inversores, la severa rigurosidad de determinados países es vista como una rémora para el crecimiento, por lo que consideran demasiado arriesgado invertir en sus letras y bonos. Lo cierto es que el planteamiento de Gross choca con el notable descenso de los intereses que España paga por colocar sus bonos. Ayer sin ir más lejos, la prima de riesgo española cerró en los 325 puntos básicos con el bono a diez años marcando un nuevo mínimo en más de dos años (4,5%). No será tan mala la austeridad.

Fuente: Expansión

Foto: James Bowe

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...