La austeridad no incluye la deuda

El aumento de venta de deuda pública tras bajar los intereses a mínimos histótico no ha frenado el endeudamiento nacional, sino que los ha acrecentado.

Dinero

En los últimos meses, las subastas de letras y bonos de deuda pública se han saldado con un sonoro éxito. En todas ellas, la demanda ha superado con creces a la oferta, al tiempo que los intereses que el Gobierno debía de pagar se han desinflado progresivamente. De hecho, en una subasta de letras a tres meses, el Tesoro Público pagó el menor interés ofrecido nunca en una subasta de estas características. No obstante, pese a haber alejado el fantasma del rescate, con cada una de estas subastas aumenta un poco más la ya voluminosa deuda pública española.

La deuda española subió la friolera de un 14% en 2012, situándose en el 84,2% del PIB. Según las previsiones del Gobierno, la deuda llegaría a superar el 90% en 2014. Estos datos, que en su momento resultaban muy preocupantes, se han quedado notablemente cortos, habida cuenta del actual ritmo de endeudamiento. En los tres primeros meses del año, el Estado arrastraba una deuda acumulada de 923.311 millones de euros, lo que equivalía al 87,8% del PIB. Semejante incremento (más de un 1% mensual) compromete severamente las objetivos fijados hace tan solo unas semanas. El ejecutivo español esperaba alcanzar el 100% del PIB en 2015 o 2016, pero de seguir el actual ritmo de crecimiento de la deuda, se habrá superado en el primer trimestre de 2014. Todo ello pese a haber efectuado un importante aumento de la fiscalidad en el último año y medio.

La escalada de la deuda no hace sino confirmar que la política económica del Gobierno resulta incompleta para actuar en todos los frentes de la crisis. Aun aceptando que un incremento de los ingresos era necesario, si esto no se complementa con una reducción del gasto público, la deuda seguirá subiendo en un contexto de profunda recesión. Ello debería animar al Gobierno a realizar más ajustes por la vía de los gastos. No en vano, si no se pone remedio a la espiral de endeudamiento, España podría volver a situarse en el blanco de los mercados.

Fuente: El Economista.

Foto / David Lacarta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...