Italia también cuestiona la austeridad

El recién investido presidente italiano ya ha manifestado sus divergencias con las medidas austeras imperantes y se suma así a los países partidarios de flexibilizar estas políticas económicas.

Enrico Letta - Italia

Tras dos meses de intensas negociaciones para formar gobierno en Italia, el socialdemócrata Enrico Letta consiguió los apoyos necesarios para ser investido presidente. En su toma de posesión, el político del Partido Democrático habló abiertamente sobre la necesidad de dar un golpe de timón en la política económica impuesta por el eje Berlín – Helsinki. El pasado martes, el flamante presidente realizó su primera visita oficial que, como no podía ser de otro modo, le llevó hasta Berlín. Allí, pese a los intentos de Letta por conseguir forzar un compromiso siquiera mínimo en favor del crecimiento, la canciller Angela Merkel volvió a asegurar que el rigor presupuestario es la única vía para volver a crear riqueza.

En cualquier caso, resulta más que evidente que el número de gobiernos abiertamente partidarios de relajar las políticas de austeridad es cada vez mayor. Paralelamente, distintos sectores económicos se están pronunciando sistemáticamente en idéntica línea. De forma bien reveladora, antes de emprender su viaje a Alemania, Letta telefoneó a Mariano Rajoy. No en vano, los paralelismos entre España e Italia son notables pese a los matices evidentes (Italia tiene una deuda equivalente al 130% de su PIB mientras que España tiene un 27% de paro). En el día de ayer, el nuevo dirigente italiano se reunió en El Elíseo con François Hollande, con quien comparte no pocos puntos de vista. Ambos mandatarios pidieron acelerar el proyecto de la unidad bancaria para toda Europa y una nueva bajada de los tipos de interés por parte del BCE.

Estos dos mensajes sirvieron a los dos dirigentes para reiterar su postura crítica con Bruselas. Acto seguido, abordaron varios asuntos con una traducción práctica mucho más factible. Hollande aseguró que piensa seguir con su política fiscal pese a la fuga de capitales que está viviendo Francia. Letta, más comedido, prefirió posponer los grandes debates hasta el próximo Consejo Europeo de junio. Cabe señalar que dicha reunión tendrá lugar en un contexto menos dramático que el de hace un año, cuando la prima de riesgo italiana superaba los cuatrocientos puntos básicos.

Fuente: Expansión.

Foto / Enrico Letta

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...