Inyección de dinero a la banca europea

Hace tres años cayó Lehman Brothers por culpa de la especulación financiera. Sin embargo, la banca europea no está a salvo de un nuevo golpe. Los analistas ven cercano un nuevo derrumbe, sobre todo, tras analizar las consecuencias de la crisis de la deuda del pasado verano. Por eso, el Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), el Banco de Inglaterra, El Banco Nacional Suizo o el Banco de Japón, se han asociado para inyectar liquidez al sistema financiero europeo.

Los bancos se han puesto de acuerdo para comenzar a salir de la crisis. En un día como hoy se cumplen tres años de la caída de Lehman Brothers, lo que supuso el inicio de la crisis financiera y bursátil más grave de los últimos ochenta años. Muchos analistas ven que esta crisis ha superado su fase inicial y ahora nos encaminamos hacia otra mucho más peligrosa. Y es que algunos no han dudado en señalar esta segunda parte de la crisis como la más grave de todas. Fue en agosto cuando todo el repliegue económico comenzó, consecuencia en gran parte de la crisis de la deuda pública que tambaleó la estructura capitalista en países como Estados Unidos, España, Italia y Francia. Desde entonces, los mercados han marcado, casi de manera exclusiva, números rojos.

Entrada a Lehman Brothers.

No obstante, el jueves día 15 de septiembre, muchas entidades financieras, tales como el Banco Central Europeo (BCE), la Reserva Federal de los Estados Unidos (Fed), el Banco de Inglaterra, El Banco Nacional Suizo o el Banco de Japón, se han unido para inyectar dinero a la banca europea. No eran pocos los analistas que preveían un caso Lehman Brothers en Europa en los próximos días. De hecho, numerosas entidades ya estaban preparando su justificación ante la inminente bancarrota. Esto hubiera supuesto uno de los episodios más negros de la Historia Económica de Europa. Además, también hubiera salpicado a los Estados Unidos. El país norteamericano, a la deriva desde hace varios meses, no hubiera soportado una nueva sacudida de los mercados. Y es que la crisis de la banca europea podría haber dejado en evidencia la solvencia del sistema estadounidense, muy castigado por las decisiones de las agencias de calificación.

En este sentido, uno, desde su más humilde opinión, reflexiona que si todas las decisiones sobre nuestro futuro las están tomando las entidades bancarias y las agencias de calificación por qué no somos los ciudadanos los que votamos en los consejos de dirección de las compañías financieras. ¿Por qué no participamos en los beneficios de Moody’s y S&P? ¿Por qué ellos se lucran con las desgracias ajenas? Muchas de estas respuestas las contesta el propio libre mercado. De momento, la liquidez está salvando la jornada, ya que el Ibex 35 ha experimentado un crecimiento del 4% desde que se anunció la ayuda. Sin embargo, ¿en qué beneficia esto a los ciudadanos? Seguimos sin tener poder de decisión.

Foto: Jim Linwood

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...