Íñigo Urkullu mueve ficha y se desmarca de Artur Mas

PNV y PSE alcanzan un acuerdo en materia económica que permitirá aprobar los presupuestos de 2014 aunque deberán negociar con las diputaciones.

urkullu

Con el inicio del nuevo curso político, varios son los temas que focalizan la primera línea de la actualidad informativa. El más importante de todos sin duda está relacionado con Cataluña. A día de hoy ni siquiera el propio Artur Mas sabe lo que pasa por su cabeza, por lo que sigue dando tumbos que desconciertan a propios y ajenos. Ligada a esta cuestión, está la duda sobre con quién decidirá aliarse finalmente Íñigo Urkullu para sacar adelante los presupuestos vascos. El fantasma de una posible entelequia con Bildu parecía por momentos la opción más factible.

Finalmente, se ha impuesto la cordura y PNV y PSE-PSOE cerrarán en breve un pacto de estabilidad. El Lehendakari se aleja de momento de la intempestiva carrera independentista del President de la Generalitat y aboga por centrarse en resolver los problemas que más afectan a los vascos: paro y recuperación económica. Cabe señalar que Euskadi es la región española con la tasa de paro más baja (15,46%), esto es, más de diez puntos por debajo de la media nacional. La deuda pública vasca también está a años luz del resto de autonomías, situándose en el 11,8% de su PIB.

Con todo, el acuerdo entre nacionalistas y socialistas no parece que en principio vaya a ir más allá de los temas económicos. El PSE ha conseguido que Urkullu acceda a aplicar parte de las medidas exigidas desde la oposición socialistas, que incluyen subidas de impuestos y la unificación de los criterios tributarios por parte de las tres diputaciones forales. Esta es sin duda la opción que se presenta más complicada, pues el régimen foral concede gran autonomía a estas instituciones provinciales y cada diputación está controlada por un partido.

Vizcaya (PNV) es la única que a priori acataría esta decisión sin problemas. Álava (PP) también podría dar su brazo a torcer, ya que de lo contrario se arriesga a sufrir una pinza entre PSE y PNV que le arrebate su mayor feudo vasco. Guipúzcoa (Bildu) será sin duda la más difícil de persuadir.

Fuente: elEconomista

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...